Un arduo trabajo de inteligencia e investigación permitió identificar a dos hombres de 24 y 25 años, uno de ellos oficial de la policía implicados en el asesinato de Christian Gabriel Trindade Bascardal, poseedor de antecedentes penales ocurrido el pasado 23 de diciembre. El homicidio tuvo lugar mientras la víctima se encontraba durmiendo en su casa del barrio Hipódromo. Hasta allí llegaron tres hombres armados que ingresaron a la vivienda y luego de exigirle dinero efectuaron varios disparos, uno de los cuales impactó en el cuerpo del dueño de casa hiriéndolo de muerte. En ese momento comenzó una investigación coordinada con la fiscal Roses, durante la que se pudo establecer que el hecho estaría relacionado con la comercialización de sustancias estupefacientes en el ámbito local y en la que se logró además identificar a los posibles involucrados.
Tras un allanamiento realizado este martes en las inmediaciones de las calles Joaquín Campana y Agustín Abreu de la ciudad de San Carlos se detuvo a uno de los hombres identificados. Por otro lado, efectivos policiales se trasladaron a la Zona Operacional V de la Jefatura de Policía de Montevideo donde detuvieron a un oficial de Policía, quien sería el segundo involucrado.
Detenidos y puestos ante la Justicia se formalizó a S.A.P. de 24 años y a Á.W.R.P. de 25 años, poseedor de un antecedente penal, “por la presunta comisión de un delito de homicidio en reiteración real con un delito previsto en el Art. 31 del Decreto Ley 14.294 en la modalidad negociación. Asimismo (…) se dispuso como medida cautelar la prisión preventiva por el plazo de 90 días”.

El policía
El policía formalizado se llama Santiago Alejandro Alpanda Piazzoli y es un oficial que egresó de la Dirección Nacional de la Educación Policial, oriundo de Maldonado pero que desde hace unos días prestaba servicios en la Jefatura de Montevideo. Según una extensa nota publicada por la emisora FM Gente, se trata del mismo individuo que en 2019 protagonizó un incidente en San Carlos cuando era cadete policial. Por el homicidio de también fue formalizado otro individuo. El 3 de setiembre de 2019, y en compañía de otra persona, el joven cadete fue objeto de una persecución por parte de un móvil de la Republicana.
Alpanda no se detuvo en un control lo que motivó la posterior persecución. Ambos ocupantes de la moto resultaron lesionados y fueron internados en centros de salud.
Si bien en principio la policía no brindó información oficial respecto a ese incidente, FM Gente logró establecer que se había tratado, efectivamente, de un procedimiento realizado por la Guardia Republicana que se originó cuando le dieron la orden de detenerse a la moto de alta cilindrada conducida por Alpanda.
En determinado momento, los vecinos que aportaron datos escucharon tiros y las versiones indicaron que el incidente culminó frente a la casa de una tía del joven conductor.

Versiones
En redes sociales se publicó que Santiago Alpanda era un joven cadete de la policía y que tenía lesiones importantes en una rodilla (balazo en la parte posterior) y que iba a ser sometido a una cirugía en un sanatorio privado de San Carlos.
En tanto, la joven que lo acompañaba también resultó herida de bala lo que generó fractura de fémur.
En San Carlos se instaló la versión de que el joven Alpanda fue “confundido” con el delincuente apodado “El Kane” ya que la moto que piloteaba el cadete era similar a una que poseería el conocido delincuente. Pero según el informe de la emisora, otras fuentes indicaron que el joven no sólo no se detuvo cuando se le dio la primera señal de alto, ni tampoco cuando se percató de que era perseguido por un móvil, sino que personal de la seccional segunda intentó interceptarlo y Alpanda realizó una peligrosa maniobra con su moto que puso en riesgo la vida de un oficial, motivo que desencadenó el uso de la fuerza (disparos) para impedir que continuara la marcha.
La misma fuente indicó que antes de ser trasladado al centro de salud, Alpanda se descartó de una mochila -de la que se desconoce el contenido- en la casa de su tía.
Horas después de la publicación de esa noticia, desde la policía se hizo saber a la emisora local que el caso estaba en manos de fiscalía que dispuso, entre otras actuaciones, el retiro del arma a los efectivos de Republicana, así como también el arma del cadete que no la portaba al momento de los hechos.
También se informó que ninguno de los participantes en los hechos estaba detenido.
Lo cierto es que Alpanda continuó su formación en la Ex Escuela Nacional de Policía hasta culminar la instrucción y a partir del 10 de enero de este año fue asignado a la Jefatura de Montevideo.

Foto: perfil de Faceobook de Santiago Alpanda

Contenido publicitario