desmanesEl juez penal de 10º turno de Maldonado, Marcelo Souto, indagaba ayer al caer la noche a dos chicas y dos jóvenes, todos ellos menores de edad, acusados de abusar sexualmente de una compañera de clase de un colegio privado de la capital fernandina.

La víctima, una joven argentina de 16 años, confesó a sus padres los abusos que había padecido en la madrugada del pasado 1º de enero. Advertidos de que un video que había registrado el ataque que había sufrido su hija circulaba en las redes sociales radicaron una denuncia el pasado 22 de marzo en la Seccional Décima de Punta del Este. Los acusados fueron citados a declarar en la tarde de ayer martes en una sede penal de Maldonado.

Según trascendió, luego de recibir Año Nuevo en sus respectivos domicilios, los jóvenes concurrieron a la rambla de Punta del Este y se ubicaron en los alrededores de los boliches del lugar, donde se concentra la mayor movida callejera en esa fecha.

Los jóvenes se dedicaron a beber alcohol durante horas. La menor argentina fue la primera en perder el control de sus actos. Esto fue aprovechado por sus amigos y amigas que empezaron a manosearla, incluso en sus partes más íntimas.

Si bien la chica no fue violada, los vejámenes que sufrió fueron inenarrables y quedaron de manifiesto en el video que tomó uno de los jóvenes con su teléfono celular. Luego de los manoseos, la joven, en avanzado estado de ebriedad, fue dejada tirada en la calle por sus compañeros de fiesta.

Tirada

Esas imágenes fueron subidas a las redes sociales y provocaron la sorpresa de quienes las vieron. La muchacha quedó tirada en la rambla de circunvalación, casi a plena luz del día, mientras miles de personas pasaban a su lado caminando o a bordo de vehículos.

La menor argentina se percató de lo sucedido a mediados de marzo pasado cuando encontró la grabación en una de las redes sociales. Allí fue que contó el caso a sus padres, quienes concurrieron a la Seccional Décima de Punta del Este para radicar la denuncia correspondiente.

La Policía interrogó a los involucrados, intervino el celular donde se realizó la grabación y elevó todos los antecedentes al juzgado penal de 10º turno de Maldonado.

El caso pone de manifiesto una vez más el grado de descontrol que se registra durante el verano, más durante las fiestas tradicionales, en la rambla de circunvalación de la península.

El hecho había sido denunciado por propietarios extranjeros de apartamentos de lujo del lugar quienes advirtieron a las autoridades de las situaciones escandalosas protagonizadas por jóvenes borrachos y drogados. Un poderoso industrial paulista, también senador, propietario de un penthouse sobre la rambla portuaria denunció, dos veranos atrás, a los jerarcas de la Intendencia Municipal de Maldonado, de la Jefatura de Policía de Maldonado y de otras reparticiones con directa responsabilidad en el control de los desórdenes en vía pública por su omisión en controlar a los miles de jóvenes que protagonizaban todo tipo de situaciones escandalosas, entre ellas mantener sexo a la vista de todo el mundo, drogarse y emborracharse.

Foto: archivo

Contenido publicitario