11 2 2015foto figueredoUna manada de al menos seis orcas fue detectada en la tarde de la víspera a menos de una milla náutica al sureste de Punta del Este.

Los tripulantes y pasajeros del catamarán Oceanía, que regresaban de un paseo a la isla de Lobos, advirtieron por la proa de la embarcación a un mamífero marino que en principio aparentaba ser una tonina

Apenas segundos después fue visible su clásica y distintiva marca de origen: su larga aleta dorsal. Al salir del agua y caer se agregaron los clásicos colores blancos y negros que la caracterizan.

La sorpresa ganó a los presentes y también cierto temor entre los pasajeros ante la presencia de uno de los depredadores más importantes del planeta.

A la primera orca detectada se sumaron otros dos  cetáceos de similar tamaño y luego más, entre ellos dos crías que seguían a lo que parecía la líder de la manada.

Las orcas, unas seis,  cortaron la proa de la embarcación a unos cien metros para continuar hacia el este, en dirección a la isla de Lobos

En la isla se encuentran una de las colonias más importantes de lobos marinos, entre ellos el de un pelo (otaria byronia) y el lobo de dos pelos (arctocephalus australis), también aparecen algunos ejemplares de elefantes marinos.

Los lobos marinos forman parte de la alimentación de las orcas.  La manada de orcas se dirigían hacia ese lugar.

Difíciles de ver

Pablo Etchegaray, director del Museo del Mar, destacó el hecho que se haya avistado cerca de la costa al mayor depredador del mar.

“Es muy difícil detectarlas por esta zona. Es más fácil encontrarse con lo que se conoce como la ‘falsa orca’. Las orcas son muy difíciles verlas. En otoño y primavera es cuando aparecen. Es muy difícil verlas”; explicó Etchegaray.

“Hay mucha gente que las busca por todos lados y nos las puede encontrar. Un fotógrafo japonés pasó dos meses en Península de Valdez para fotografiarla.  El pobre no consiguió ninguna”, agregó al destacar la oportunidad que tuvo Ricardo “Chango” Figueredo, fotógrafo de El País, de tomar varias fotos a la manada. Etchegaray explicó que la bióloga marina Verónica Iriarte, quien pasó varios meses en Isla de Lobos para estudiar a las orcas que pasan por la zona.

“Ellas siempre andan en grupo, en familia, alimentándose de 75 especies distintas del mundo marino.  No es que coman lobos como ocurre en el sur argentino con las orcas que se acercan a la costa para capturar lobos o pingüinos. Esa capacidad solo se ve en ese lugar patagónico”, añadió.

“Uno ve esos videos donde las orcas se suben a la arena y se comen los lobos no es frecuente. Eso se da en un determinado grupo de península de Valdez que aprendió a hacer eso. Pero no es algo común en el resto del mundo”, agregó.

“Es el depredador top. Está en la cima de la cadena alimenticia.  Es un muy inteligente. Se comunican entre ellas. Incluso hay científicos que pudieron grabar los rezongos de una madre a su hija. Se alimentan mucho de peces. No es que anden dando vuelta alrededor de la isla para comer lobos”, expresó.

Foto: R. Figueredo

Contenido publicitario

2 COMENTARIOS

Comments are closed.