cordobaavUna niña de un año y medio salvó su vida de milagro al tomar con sus manos un cable de energía eléctrica tendido en el frente de su casa, ubicada sobre la avenida Córdoba. La niña se encontraba jugando en el jardín de la vivienda cuando observó un cable debajo de una maceta. El cable había sido dejado en ese lugar por los operarios de la empresa que tiene a su cargo la remodelación de la avenida. La niña sufrió la descarga apenas agarró el cable. Su madre, que se encontraba a escasos metros, reaccionó a tiempo y pudo sacárselo de la mano.

La pequeña fue trasladada de inmediato al sanatorio Cantegril. Allí se constató que no sufrió heridas de consideración pese al shock eléctrico recibido, aun así la pequeña quedó en observación. La denuncia fue efectuada por la pediatra que la atendió, quien de inmediato se puso en contacto con la Seccional Décima de Punta de Este.

Contenido publicitario