“¿Unos pocos?”, por Danilo Arbilla

En una propaganda televisiva contra la LUC me llamó la atención un señor de boina y barba gris que buscaba convencer con el argumento de que “unos pocos” aprobaron la ley.
¿Unos pocos?’
¡Cómo unos pocos! La consideraron y la votaron 130 legisladores cumpliendo con todos los requisitos que marca nuestra constitución. El proyecto enviado por el Ejecutivo, fue analizado por diputados y senadores, los que escucharon a los sectores interesados, le hicieron algunas correcciones y luego la aprobaron. Con el voto de una muy amplia mayoría. Así sucedió y así es como sucede en las democracias representativas.
Y la nuestra es una democracia representativa. ¿U otra vez pasó a ser una “democracia burguesa” o “formal”, como hace seis décadas?
¡Otra vez!, con lo caro que le salió a los uruguayos.
No se relajen, ché.
Un jovencito con cara de aprendiz de intelectual en esa misma propaganda dice: …unos pocos se tomaron la libertad de votar una ley…”.
Se ve que el joven tiene más de una materia pendiente.
¡Cómo que se tomaron la libertad!. Esos señores, los que hicieron la ley, el 27 octubre del 2019 fueron designados y respaldados por 2.433,364 uruguayos (las dos terceras partes de la población, el 90 % de los mayores de 18 años). ¿No lo sabía el jovencito? ¿O mienten a sabiendas? Qué feo.
Se les va la mano. ¿No se dan cuenta o en realidad es que están nuevamente en eso?
Lo que va a ser lo de las firmas cuando llegue el momento; en cualquiera de los escenarios.
Escenario 1. No llegan. Pueden decir la cantidad que quieran hasta menos 1 de las que se necesitan. Total, nadie las va a contar y revisar. Pero habrá sí una gran campaña contra el gobierno, la coalición (más el imperialismo, la oligarquía, los ricos y famosos y mar para Bolivia), que fueron los que sabotearon la campaña al no votar una prórroga (violando la constitución) y negarle la “cadena“ al PIT-CNT. Si no fuera por este sabotaje lo hubieran logrado. Pero igual será un triunfo, o lo calificarán como tal. Y dale p’alante nomá.
Escenario 2. Dicen que llegan. Presentan las 700 mil firmas que, unas más o menos, son las que se necesitan. Entonces comienza todo el proceso de revisación y certificación. Por si alguno firmó dos veces, viste. Es todo un trabajo y una batalla continua- ya la vivimos- adobada con protestas, mitines (si se necesita hasta el embajador de Nicaragua en la OEA les pasa un aviso) y tires y afloje. Y mientras se desatienden los asuntos que le duelen al país. Y se gasta plata de los orientales. Y los dirigentes del PIT tendrán que seguir con licencia gremial.
Escenario 3. Que al final y pese al esfuerzo no se llegue al número requerido. Hubo gente, muy militante que firmó hasta 4 o 5 veces, viste. Algunos números de documentos que no existen, otros que no coinciden con el nombre del titular, en fin, cosas que pasan. Pero si esto se resuelve así: es fraude. Denuncias en todos lados, aquí y afuera. Esta muchacha chilena de DW, declarada en Santiago la profesional del año y premiada por su estica periodística, hará un informe con el respaldo de investigaciones de un prestigioso instituto. (Y si es preciso, el embajador en Nicaragua).
Escenario 4. Que las firmas estén. Entonces habrá plebiscito. Y van a perder y la LUC se llenará de luces. Y mientras, cuánto tiempo perdido, cuánta plata mal gastada, cuanta licencia gremial mal aprovechada.

Y además la pandemia.