RUTA39 (Copiar)

En una ponencia presentada el pasado martes en el seno del plenario de la Junta Departamental, la edil María del Rosario Borges, del Partido Colorado, dio cuenta de varias situaciones que afectan principalmente, a las poblaciones de Aiguá y San Carlos. Borges se refirió a la condición en que se encuentra la ruta que une ambas ciudades y se refirió luego a problemas de pozos negros en la localidad carolina.

“Ya hace unos meses que el estado del tramo de la Ruta nacional Nº 39, entre las ciudades de San Carlos y Aiguá, viene preocupando a la población que se desplaza por el mismo”, comenzó. “A raíz de una instancia de la Comisión de Nomenclatura y Tránsito y Transporte de esta Junta con el Municipio de Aiguá, se comenzó a percibir un trabajo bastante intenso a efectos de la reparación de la ruta. El estado de la Ruta 39, como también el de la Ruta 13, que une Aiguá con Los Talas, fue el objeto de la realización de un planteo por el concejal de la Lista 100 del Municipio de Aiguá, Winston Guerra, lo que provocó que el Municipio de Aiguá oficiara al Ministerio de Transporte y Obras Públicas reclamando por el estado de ambas rutas”, explicó.

No obstante, dijo que “el arreglo que se estaba y que se está efectuando no es suficiente y así lo padecen quienes transitan por ambas rutas, que se quejan de que los arreglos están siendo realizados sorteando pozos”.

“Por otra parte, los vecinos nos comentan que en parte de la Ruta 39, así como en la Ruta 13, hay un tránsito de carga pesada, como el de los camiones que transportan madera que salen de la Ruta 109, toman la 39 y por último la 13 hacia la Ruta nacional Nº 8. Por esto se hace necesario que el Ministerio (de Transporte y Obras Públicas) controle el trabajo que está realizando la empresa concesionaria y/o disponga, sin dilaciones, la realización de un trabajo a fondo para dejar las Rutas 39 ‒en el tramo indicado‒ y 13 en condiciones de transitabilidad. Es más, vecinos de Aiguá nos dicen que, cuando el destino al que se trasladan así lo permite, prefieren utilizar la Ruta 109, que reviste cierta peligrosidad por sus pronunciadas y abundantes curvas en altura y que no está asfaltada, pero que está en mejor estado general que las mencionadas Nos. 39 y 13”, añadió.

Borges pidió que estas palabras fueran enviadas a la Dirección de Vialidad del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y al intendente departamental. Correo de Punta del Este corroboró con personas que viajaron a Aiguá este fin de semana que el estado de la Ruta 39 es decididamente malo.

 “A tope”

Por otra parte, la edila dio a conocer una problemática denunciada últimamente por vecinos del barrio carolino Virrey Pedro de Cevallos, que se encuentra “detrás del barrio La Estación”. La legisladora dijo que allí residen unas 50 familias que “se quejan por una situación que, según ellos, es insostenible: los pozos sépticos están a tope debido a las frecuentes lluvias del otoño y del invierno; se desbordan rápidamente y no drenan convenientemente al estar las napas saturadas, situación que provoca un muy mal olor, insoportable para quienes habitan el barrio”, indicó.

Borges hizo proyectar imágenes que demostraban sus dichos y agregó que hasta setiembre de 2015 los vecinos contaban con servicio barométrico gratuito, pero actualmente deberían pagar “$1.300 aproximadamente”, un monto que “los vecinos no pueden afrontar y menos en forma semanal como debería ser en la situación actual. Los vecinos se encuentran cansados y en una situación de gran descreimiento porque sus reclamos, largamente efectuados, no han sido atendidos hasta la fecha”, señaló.

“Nos comentan que hace alrededor de dos años se presentaron por escrito ante la OSE-UGD reclamando el saneamiento, pero no se les dio respuesta; planteo, inclusive, del que nos hiciéramos eco en esta Junta en ocasión de los 250 años de la ciudad de San Carlos, dado que creíamos y creemos que el barrio que lleva el nombre de su fundador ‒nada menos‒ debería contar con dicho servicio”. añadió.

Por otra parte, la edila señaló hay otro problema que aqueja a los vecinos del barrio y que ya había planteado en otras oportunidades. Se trata del “vertido que la fábrica allí existente realiza en la vía pública de un líquido blanco, oloroso, cuyo olor insoportable” la edila pudo “constatar personalmente”. “Este vertido se realiza en la cuneta existente en la esquina de las calles Ubaldina Maurente y Virrey Pedro de Cevallos”, explicó. Tras este racconto, la legisladora pidió que sus palabras pasaran “a la OSE-UGD, al Municipio de San Carlos, al intendente departamental y a las Comisiones de Higiene y Salud y de Medio Ambiente de esta Junta”.

La parada

Finalmente, Borges contó que los vecinos del barrio Parque Anita de la ciudad de San Carlos “se quejan por el estado del acceso a la parada de ómnibus ubicada sobre la avenida Carlos Seijo entre las calles Las Palmitas y Ombúes, en el que se ha formado un zanjón que cada vez que llueve se acentúa y que impide el paso por dicho lugar.

En alguna oportunidad se ha rellenado con balasto, pero cuando ocurre la primera lluvia el material se dispersa volviéndose a realizar el zanjón, por lo que debería pensarse en otro tipo de solución para dicho pasaje”, informó.

“También se quejan de que, al no estar limpias las cunetas ‒o los desagües‒, cuando llueve, el agua de las mismas sobrepasa el camino con las consecuencias correspondientes. Por último, los vecinos también se quejan del estado de suciedad y de acumulación de basura que hay en parte del barrio ‒lo que se percibe en las tomas fotográficas que acompañan estos planteos‒, sobre la avenida Carlos Seijo esquina calle Los Tilos donde, según los vecinos, en horas de la noche se ha podido ver a gente que llega al barrio en sus vehículos a tirar escombros, muebles, artefactos, etc., transformando a dichos espacios en verdaderos basureros. Sería bueno insistir, desde el Gobierno departamental, con campañas publicitarias más agresivas en radio y televisión ‒no solo por parte del Municipio sino también por parte de la Intendencia Departamental de Maldonado y de esta Junta Departamental‒ comunicando a la población la ubicación de los distintos puntos ‒los verdes y los otros‒, a efectos de que la misma sepa en dónde deshacerse de la basura o de los escombros correspondientes”, señaló. La edila también sugirió que se solicitara “a quienes venden materiales para la construcción que entreguen folletería ‒que a dichos efectos la podría proporcionar la propia Administración‒ con la indicación de estos puntos o basureros”.

“Con respecto a estos últimos planteos solicito que mis palabras pasen al Municipio de San Carlos, a la Dirección de Obras del Municipio, a la Dirección de Higiene y Medio Ambiente de la Intendencia Departamental, y a las Comisiones de Higiene y Salud y de Medio Ambiente de esta Junta”, concluyó.

Contenido publicitario