En cuestión de horas el Gobierno Uruguayo deberá definir qué comportamiento tendrá el país para el ingreso de turistas provenientes del exterior en la próxima temporada de sol y playa, la más importante del año, tanto por la generación de divisas como de empleo. En medio de las complicaciones sanitarias ante la irrupción de este “nuevo huésped” tan omnipresente a nivel mundial, como para condicionar todas y cada una de nuestras decisiones, a nivel personal, familiar así como de la sociedad en su conjunto en cada región y país.
Me resisto a definir la situación como una pandemia, al menos en Uruguay, más allá que sea el nombre elegido o preelegido por quienes manejan la salud del planeta, cuando padecen y fallecen más personas por enfermedades muchísimo más serias, que parecen haber pasado a un segundo plano, o simplemente comparando los números con la gripe común. Aún así, es entendible y atendible que se deba actuar con cautela y es lógico pensar a esta altura que no se van a abrir totalmente nuestras fronteras, frente a la realidad que enfrentan nuestros dos vecinos, para este próximo verano.
Pero cuidado, el mundo y Uruguay están sufriendo una gravísima “pandemia” económica y social, colapsando las estructuras de nuestras sociedades, de una inmensa mayoría de los habitantes en todo el mundo, particularmente en nuestra América Latina. Por eso no se debe perder de vista que el virus no es letal pero la pérdida de ingresos, de alimentación y de opciones de sobrevivencia como consecuencia de ésta, sí lo son. Entonces que el miedo no nos paralice, impidiéndonos optar por “los caminos del medio” y sí los hay.

 

1.- PERMITIR EL INGRESO DE TODOS LOS EXTRANJEROS QUE SEAN PROPIETARIOS DE INMUEBLES EN LAS ZONAS TURÍSTICAS DEL PAÍS, TENGAN O NO RESIDENCIA LEGAL URUGUAYA.
Si se va a restringir el número de personas a los efectos de garantizar un control sanitario adecuado, es una obligación moral del país que los primeros habilitados deban ser quienes en su condiciones de titulares de inmuebles, pagan impuestos (contribución inmobiliaria, impuesto de Primaria, etc.), expensas por gastos si tienen apartamentos y salarios del personal de mantenimiento de parques y jardines así como del interior de las viviendas, etc., si se trata de casas individuales. Del mismo modo que Uruguay apostó a “la libertad responsable” permitiendo la libre circulación en todo el territorio nacional, permitiendo que los también propietarios uruguayos tuviéramos y utilizáramos nuestro legítimo derecho a ocupar nuestros inmuebles a lo largo de todo este proceso, sin restricciones de ningún tipo, también a los titulares extranjeros se les debe otorgar la posibilidad de ocupar sus viviendas, aunque sea en los meses de verano, reconociéndolos por su esfuerzo en seguir teniendo erogaciones para mantener una vivienda a la que no han podido acceder desde Marzo de este año.

2.- AUTORIZAR EL INGRESO DE TURISTAS EXTRANJEROS QUE DURANTE LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS, ININTERRUMPIDAMENTE, HAYAN VISITADO NUESTRO PAÍS ARRENDANDO PROPIEDADES U OCUPANDO ESTABLECIMIENTOS HOTELEROS DE CUALQUIER TIPO.
Se trata de un segundo criterio de selección de ingresos restringidos, reconociendo en este caso la “fidelidad” de esos turistas que durante, al menos un lustro, eligieron a nuestro país para vacacionar, abriéndoles las puertas una vez más, cuando más nos necesitan luego de estar confinados durante ocho meses, mostrando así nuestro agradecimiento y valoración por habernos elegido durante todos ese tiempo, teniendo entonces el mundo entero para disfrutar sus vacaciones.

3.- BENEFICIOS EXCEPCIONALES A TODOS LOS TURISTAS URUGUAYOS EN LAS ZONAS TURÍSTICAS PARA TODOS LOS GASTOS DERIVADOS DE ESTA ACTIVIDAD.
El turismo interno viene siendo desde hace mucho tiempo un sector crucial para el sector, siendo en muchos destinos una amplia mayoría. Más allá de las notorias dificultades que nuestros compatriotas puedan tener este verano para movilizarse al exterior es necesario y justo que accedan a beneficios especiales, como han tenido los extranjeros, que estimulen su presencia en los diferentes destinos turísticos de nuestro territorio, sea mediante la exoneración del 22% del Iva así como cualquier otro que vaya en ese sentido.
Ya casi no queda tiempo para actuar, las familias tienen que poder planificar dónde, cuándo y cómo van a tomar sus vacaciones, es hoy y es ahora (es ahora o nunca).

 


-Extranjeros propietarios
-Inquilinos 5 años
(fidelidad)
-Incentivo al turismo
interno (22% iva)

Contenido publicitario

3 COMENTARIOS

  1. que solucion propone este Sr, para cuando aumenten los casos y no tengan medios para atender a los enfermos de Covid? Seria interesante escucharlo.
    Cuarentena si o no ? (a los turistas me pregunto)
    Pandemia no es algo que se les ocurrio a algunos sres porque si, como definiria la situacion?

  2. Yo creo que, en este caso, la salud y lo económico van por diferentes caminos y hay que optar por cual camino seguir. Yo me inclino por proteger la salud de la población y no permitir el ingreso de turistas extranjeros, al menos por este año. El Uruguay debe sentirse orgulloso en lo que ha logrado y creo que la actividad interna se mantiene, por lo tanto, sería una locura que, por querer hacer unos pesos en verano, terminemos en una cuarentena general y perdiendo todos los avances que se han logrado hasta el momento. Hay que buscar otras formas de generar trabajo para la agente sin arriesgar tanto en materia de salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre