Uruguay mantiene vigilancia activa de dengue

A la fecha se cuenta con un total de 1338 ovitrampas instaladas y controladas semanalmente en todo el país

Debido el escenario regional de riesgo persistente desde hace algunas décadas en la región de las Américas, el país mantiene desde hace años una vigilancia intensificada de Dengue y otras arbovirosis sumándose al enfoque de OPS/OMS de una metodología de Estrategia de Gestión integrada, orientada especialmente al control y prevención del dengue en las Américas, conocida como la EGI-Dengue.
En este marco, la vigilancia del vector Aedes aegypti, en Uruguay, se realiza desde el año 1997 incorporándose desde el año 2019 la metodología de colocación de ovitrampas.
Las ovitrampas son dispositivos diseñados para recolectar los huevos de este vector en recipientes ubicados estratégicamente para obtener una estimación de la densidad del mosquito en el territorio nacional. Estas estimaciones, permiten monitorear semanalmente el escenario para establecer posteriormente acciones de control basado en un enfoque de riesgo en forma oportuna (temporal y geográficamente).
A la fecha se cuenta con un total de 1338 ovitrampas instaladas y controladas semanalmente en todo el país.

Convenio
A su vez, con el objetivo de profundizar el conocimiento de la dinámica de este y otros vectores de importancia en salud pública, se han iniciado las gestiones para concretar un convenio con la UDELAR- Facultad de Medicina- Cátedra de Parasitología y Micología- Instituto de Higiene que permitirá instalar el primer laboratorio Vectorial con este enfoque en el país.
El comportamiento de Dengue en la región sigue una dinámica estacional con aumento de casos en los meses de verano y de mayor movimiento poblacional.
Actualmente en la región se registra un incremento de casos en algunos países limítrofes. Este comportamiento no necesariamente podría reproducirse en nuestro país, pero es necesario tener presente las medidas de prevención para minimizar el riesgo de contraer estas enfermedades durante la permanencia en estos países.
Uruguay registra anualmente un número variable de casos importados, habiéndose identificado en los últimos cuatro años tres casos autóctonos, por última vez en los primeros meses del año 2020, no registrándose fallecimientos por esta causa.