UTE habilitará pago con tarjetas de crédito para carga de vehículos eléctricos

Actualmente, hay 150 puntos de carga en estaciones de Ancap y las intendencias departamentales

Punta del Este fue sede, el pasado viernes, del II Foro Internacional de Movilidad Eléctrica del que participaron los ministros de Ambiente, Adrián Peña; Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, y Turismo, Tabaré Viera; el subsecretario de Industria, Walter Verri; y el director nacional de Energía, Fitzgerald Cantero.

La presidenta de UTE, Silvia Emaldi, y el titular de Ancap, Alejandro Stipanicic realizaron una presentación en la que Emaldi explicó que el organismo definió líneas de acción en la incorporación de hidrógeno y la sustitución de los combustibles fósiles al uso de la electricidad, tanto a nivel domiciliario como industrial.
En relación a la movilidad eléctrica, dijo que hay una demanda del 20%, y que la empresa proyecta realizar una inversión de 1.380 millones de dólares para los próximos 5 años, de los cuales el 70% estará destinado a potenciar las redes de transmisión y distribución de la energía eléctrica. Actualmente, hay 150 puntos de carga en estaciones de Ancap y las intendencias departamentales. Para el año próximo, se espera disponer de uno cada 50 kilómetros en las rutas nacionales, así como aumentar el número de dispositivos rápidos, que permiten completar la carga en 20 minutos. Para 2023, se espera llegar a 100 de estos. Asimismo, manifestó que en los próximos meses se habilitará el pago con tarjetas de crédito para la recarga de vehículos eléctricos. “La idea es facilitar el acceso a los puntos de carga, a los clientes, y que estos puntos también estén siempre disponibles”, sostuvo.
Stipanicic, en tanto, consideró que la electromovilidad es solo una parte del problema de la descarbonización y que es un proceso lento que debe desarrollarse de forma responsable. “Debe ser sustentable y confiable”, agregó.
Según el jerarca, la estrategia de Ancap se basa en reducir las emisiones de la refinería. Además, expresó que la empresa se debe posicionar como productora de biocombustible y que se trabaja para utilizar el potencial eólico en el mar a fin de producir hidrógeno a escala mundial.