ACCESOLos comerciantes de Punta del Este esperan que las vacaciones de julio de la Argentina reviertan el magro resultado obtenido en las uruguayas, que acaban de culminar. A partir del lunes pasado se nota una mayor cantidad de turistas argentinos que en las semanas previas, en las que la merma del turismo interno fue más que notoria.

Empero, el nivel de gastos de los visitantes argentinos es muy bajo, el peor de la última década, aspecto que se suma a la atención que le prestan a los precios de la zona. Los comerciantes del balneario aseguran que los argentinos siguen quejándose de los precios tal como ocurrió en la pasada temporada.

Un poco más de brasileños circula por la zona, pero en la cantidad anunciada por las autoridades por la Copa del Mundo culminada en la víspera en el norteño país. “Se nota un poco más de visitantes en esta semana. Vamos a ver qué queda después de este fin de semana. Por suerte empiezan las vacaciones argentinas lo que ayuda. Esto explica lo poquito más que se vio por la zona por estos días”, indicó el alcalde de Punta del Este, Martín Laventure.

A su juicio, tanto el balneario como el resto de los destinos turísticos del país enfrentan el mismo escenario de la pasada temporada, cuyo resultado fue malo para todo el sector.

“Esto no cambió mucho respecto del verano pasado. Y nos presenta un poco las perspectivas de lo que puede pasar en la próxima temporada. Hay pensar que, con suerte, será muy parecida a la anterior, con suerte”, advirtió.

Hacia el Mundial

Laventure sostuvo que en las vacaciones de julio locales, el movimiento que se notó en Punta del Este fue “muy poco”.

“No tengo los datos de la gente que salió del país. Por los datos que tengo fue menor la cantidad de personas que salieron al exterior en este período de vacaciones de invierno. Sin embargo, tenemos que tomar en cuenta que el que puede se va. El Mundial llevó gente aunque no fueron vacaciones familiares. La plata se fue para allá”, agregó.

En la calle 20 los comerciantes intentan captar clientes con liquidaciones de productos de marca a precios muy bajos. “Algo se mueve. Pero no como esperamos. Los argentinos entran, miran pero no compran mucho. Los brasileños no se quejan tanto de los precios”, dijo este sábado la vendedora de una casa de prendas de vestir de la citada calle.

Desde el Centro de Hoteles se asegura que la ocupación cayó un 25% respecto al año pasado y de otros inviernos. Tanto en las vacaciones de julio como en el resto de la baja temporada. “Hay una media de ocupación de un 25% por debajo de lo que podía ser los fines de semana y de otros inviernos y de estas vacaciones de julio específicamente. El año pasado 26 hoteles permanecieron abiertos durante todo el año. Este año 23 abiertos. El Centro de Hoteles tiene 75 hoteles asociados. El promedio de ocupación del año pasado fue del 40%. Hoy estamos por debajo del 30%. En el caso de vacaciones de julio estamos en un 33% de ocupación cuando en el mismo periodo del año pasado fue del 45% teniendo en cuenta que tenemos tres hoteles menos abiertos”, explicaron desde la gremial hotelera.

De paso

Por su parte, la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, salió al cruce de algunas opiniones que se han vertido sobre las vacaciones de julio, a las que calificó de “muy poco científicas”.

La jerarca aseguró que el ingreso de turistas entre el 1º de enero y el 30 de junio pasados fue un 6% menos que el mismo periodo del 2013. Asimismo, dijo que en los primeros seis meses del año aumentó un 47% la llegada de brasileños y hubo un 15% menos de turistas argentinos”. Las afirmaciones de Kechichián fueron vertidas durante su participación del acto de inauguración de las obras del próximo centro de convenciones y predio ferial de Punta del Este. Tiempo atrás, la ministra había anunciado “un masivo ingreso de turistas por la Copa del Mundo”. En cambio, unos 50 mil argentinos siguieron de largo hacia el Brasil.

Contenido publicitario