almacenrapiñaUn intento de rapiña registrado en las primeras horas de la tarde de ayer en Maldonado culminó con el asaltante y la víctima, un militar retirado, en el hospital “Elbio Rivero”. El incidente ocurrió alrededor de las 14:30 en el almacén ubicado en las calles Río Yí y Garzón del Barrio Perlita. Un delincuente armado con un revólver calibre .22 ingresó a la provisión amenazando a la empleada y a dos clientes.

“Estaba trabajando la muchacha porque yo había ido hasta casa. Ahí fue cuando éste pichi entró a rapiñar.  Había dos vecinos pero le apuntó a ella para que le diera la plata. También le sacó algo de plata al vecino.  Después volvió a apuntar a la muchacha pidiéndole la plata de la caja. ‘¡Dame la plata de la caja o te mato!’, le gritó Ahí fue que uno de los vecinos se le tiró encima”, explicó el propietario del comercio, Néstor Fabián González.

El militar retirado Sabino Núñez de 73 años aprovechó que el ladrón bajaba y subía el brazo de la mano con la cual agarraba el revólver y se le tiró encima. En el forcejeo con el ladrón se escaparon al menos dos tiros del revólver. Uno de los balazos impactó en la pierna del militar que, pese a la herida, siguió abrazado al delincuente para que no escapara. El otro cliente se le tiró encima para ayudar a reducirlo. Los tres rodaron hacia fuera del comercio donde el ladrón volvió a disparar el arma al menos en dos oportunidades, narraron los testigos del caso.

El propietario del comercio ubicado del otro lado de la calle se sumó a los dos clientes para reducir al rapiñero, al que dominaron luego de intercambiar golpes de puño y puntapiés.

Un policía que pasaba por el lugar se sumó al esfuerzo a la espera de la llegada de un móvil con más efectivos. Tanto el asaltante como el militar fueron derivados al hospital donde fueron atendidos de las lesiones recibidas. El militar del balazo en una pierna. El ladrón por las heridas que sufrió mientras intercambiaba golpes con los vecinos.

Los pichis

El dueño del comercio dijo que esta fue la tercera rapiña que sufrió en los últimos tiempos, además de una cantidad de hurtos cometidos en horas de la noche.  “Todo el mundo sabe de qué se trata esto. Esto pasa todos los días. Los pichis hacen lo que quieren. Recién fui al hospital y el ladrón estaba sentado cómodo. Te dan ganas de matarlo. Por suerte don Savino está bien. El chorro está sentado que parece un rey. Muy cómodo”, enfatizó.

Su colega del almacén de enfrente dijo que el pasado 25 de agosto sufrió una tentativa de rapiña cometida por un atracador con el que se trabó en lucha. “No sabemos qué puede pasar cada día. No es la primera vez que nos pasa. Y lo que vemos es que los malandros entran y salen de la cárcel como si nada”, dijo el comerciante.

“El pichi estaba muy bien vestido. No parecía un malandro.  En más de una ocasión entró a comprar alguna cosa. Compraba cigarros sueltos. Nunca hubo un problema con él. Siempre se portó bien hasta ahora que entró a los tiros. Es de Cerro Pelado. Se llama Luis Maldonado Borba”, explicó el propietario del comercio.

Contenido publicitario