“Violaciones a granel”, por Danilo Arbilla

Las cosas claras. Líos y de los grandes hay en todos lados. Ver españoles y catalanes o árabes y judíos, por ejemplo. Nuestra región a su vez se ha sumado a ese paisaje con terremotos y erupciones sociales propias e interesantes.
¿Será cuestión de la globalización? No sé, parece una explicación demasiado simple. Por ahora lo dejamos ahí y pasamos a ocuparnos de un caso concreto como el de Bolivia.
La Constitución de Bolivia ha sido violada sin solución de continuidad. El mayor violador ha sido Evo Morales quien tuvo que rajar del país y se refugió en México desde donde promete volver; ya sin temblores y bien protegido habla y habla violando ahora – es un vocacional- las normas básicas que rigen para el asilo político.
Evo se pasó y se tuvo que ir. También se tuvieron que ir algunos otros de sus correligionarios, miembros del MAS (Movimiento hacia el socialismo). Ahora lo sustituye Jeanine Añez, de la oposición, para lo cual también se desconocieron los preceptos constitucionales, pero con la bendición del Tribunal Constitucional. La señora presidenta debería haber sido designada por el congreso, donde el MAS tiene mayoría y estos no fueron. No hubo quórum, pero la votaron los pocos que estaban.
Ello, de todas maneras, es peccata minuta al lado de lo de Evo. Él ha sido el mayor violador de las Constituciones bolivianas. Una especie de violador serial, ha sido.
Evo fue electo, la primera vez, bajo una constitución la cual modificó, previendo la reelección. Evo fue reelecto, pero al finalizar su segundo periodo quiso postular para un tercer mandato lo que no estaba permitido constitucionalmente, Fue entonces que surgió una de las primeras originalidades: el Tribunal Constitucional determinó que el primer periodo correspondía a otro país – la República de Bolivia – y no debía tomarse en cuenta. Evo fue reelecto para un tercer periodo como presidente del Estado Plurinacional de Bolivia. Qué gracioso ¿no?
No le bastó con ello y pretendió un cuarto mandato y llamó a un plebiscito para modificar las normas que lo impedían. Fracasó en su intento. Los bolivianos dijeron no va más. Pero Evo no les hizo caso y el Tribunal Constitucional en otra de sus originalidades resolvió en base a una decisión de la Corte Interamericana (cuidado con ésta) que Evo tiene el derecho humano de ser elegido, todas las veces que se presente. Y se presentó y como no le iba muy bien hizo fraude: contó mal a su favor.
Fue cuando la OEA se dio cuenta que se violaba la Constitución. Es curioso, Evo impuso un régimen dictatorial con presos políticos y recortes a la libertad de prensa, sobre todo en época de elecciones, y parece que nadie se había dado cuenta de la violación de los DDHH de los bolivianos y de la constitución que él mismo hizo. Evo tiro demasiado del hilo, perdió el apoyo de militares y policías y los expertos de la OEA dijeron que hubo fraude. Quiso arreglarla pero ya era tarde y se preocupó más de asegurarse la huida, que para eso está México el que ahora con AMLO ha vuelto al pasado cuando se les catalogaba de izquierdistas para afuera y fascista para dentro, y de antiimperialista al servicio de los EEUU.
La señora presidenta, con todas las salvedades, anuncia un llamado a elecciones. Que lo haga rápido. Seguramente en este caso también el Tribunal Constitucional la ayudará para sortear algunos detallecitos pues no se podrían designar los nuevos miembros del Tribunal Electoral, con un congreso sin quórum.
A partir de todo esto surgen nuevas definiciones para lo que pasa en Bolivia, igual que con lo de Chile o con la libertad de Lula.
La RAE debería hacer un diccionario complementario. Si se les ocurre, les paso un dato: uno de los líderes que pidió la renuncia de Evo fue Luis Fernando Camacho Vaca conocido como “el Macho”. Lo llaman también el Bolsonaro de Bolivia y ahora los “colectivos” y líderes de izquierda lo acusan de ser misógino. Y he aquí otra curiosidad y una dificultad para ese nuevo diccionario. En su época Evo era recibido y festejado por sus más fervientes seguidores con cánticos como estos.
-“nuestro presidente mujeriego es, y cambia de chica en un dos por tres“,
-“nuestro presidente muy pícaro es, solo quiere una y se come tres“.
-“este presidente de buen corazón , a todas las ministras les quita el calzón“,
-“ahora las ministras van por los balcones, pidiendo limosnas para los calzones“.
Y estas eran las menos fuertes.
¿Cómo habría que definirlo a Morales?
Dejo la pregunta planteada.