Zona Franca de Salud forma parte de un conjunto de propuestas que buscan transformar la matriz económica del departamento

“El proyecto nació en 2016 y fue presentado al gobierno de Tabaré Vázquez, pero no avanzó”, dijo Rodrigo Blas

Tal como se informara días atrás, el diputado nacionalista Rodrigo Blás se reunió con el Presidente Lacalle Pou para tratar diversos temas que en conjunto son definidos por el candidato a la intendencia como “parte de un programa de gestión de nuevas actividades para el departamento”, entre los que se incluye el desarrollo de una zona franca de salud a instalarse en la zona. Según dijo Blas a Correo de Punta del Este, el proyecto nació en 2016 y fue presentado al gobierno de Tabaré Vázquez, pero no avanzó.
Con la creación de una zona franca que reúna centros de salud especializados en distintas disciplinas el diputado blanco intentará atacar el “turismo de salud”, un sector de la industria turística que dijo, “podría generar una nueva actividad económica y también dar respuesta a nuevos residentes en el contexto de transformar a Punta del Este en un lugar de residencia permanente”, siguiendo la línea del gobierno nacional de atraer residentes extranjeros con alto poder adquisitivo.
Según comentó, “55.000 uruguayos van por año a realizarse distintos tratamientos médicos al exterior, y además en el mundo hay una cantidad de gente que busca tratamientos específicos para distintas enfermedades o incluso para acciones de belleza”.

Clínicas extranjeras
La zona franca de salud apuntará a instalar clínicas extranjeras especializadas. Consultado sobre si ya hay clínicas de otros países que se hayan interesado en el proyecto, el diputado dijo: “eso hace a los desarrolladores, no hace al gobierno. Hay una propuesta que no terminó de aprobarse en el gobierno nacional anterior que continua en vigencia, y también podrán llegar nuevos interesados. Pero despierta un fuerte interés nacional e internacional”.
El objetivo, explicó, es que la zona franca de salud se instale a mediados de 2021, pero según dijo, el desarrollo del proyecto depende de las acciones que tomen las empresas privadas y la respuesta del gobierno ante ellas. “Lo importante” enfatizó, “es que está la autorización genérica del gobierno nacional para dar ese permiso, cosa que faltó en el gobierno anterior y que nos atrasó años en la propuesta”.

Para todo el año
Sobre la importancia del proyecto para el departamento, Blás opinó que Maldonado debería transformar su matriz económica y buscar actividades que permitan un desarrollo laboral durante todo el año, más allá de las concentradas en la temporada de verano.
Informó que además de este proyecto, está trabajando en otras actividades para desarrollar un mercado agropecuario que “bien orientadas y lideradas con un acompañamiento permanente del gobierno departamental y con conexión con el gobierno nacional, permitirán que Maldonado redibuje su destino y vuelva a ser un lugar donde la gente encontraba su desarrollo social y económico de forma positiva, cosa en la que hace años que Maldonado no logra dar satisfacción”. Los otros proyectos, dijo, los comunicará cuando estén más avanzados.
“Esto es construir un nuevo objeto de Maldonado que es necesario hace años. Pero ahora ante esta situación se desnudan hechos nuevos y también hechos viejos, es decir nosotros vivimos hace años en una precariedad laboral y económica importante en el departamento, dependiendo de cuántos vienen en verano y cuánto gastan. Si nosotros logramos transformar eso a un lugar donde viva más gente de manera permanente, donde consigamos que se establezca acá gente con alta capacidad económica, que tengan razones para venir también durante los meses de invierno, que puede ser una actividad industrial, una actividad económica o un tratamiento de salud, vamos a lograr dar más y mejor trabajo” comentó.