31 escuelas rurales de Maldonado retomaron las clases; quedan cinco más

Rossana Fuentes, Inspectora Departamental de Primaria habló sobre el desafío de encabezar las instituciones durante la pandemia; “el desafío que nos impuso esta situación es que el niño aprenda”

El pasado miércoles, 11 escuelas rurales del departamento retomaron sus clases presenciales, sumándose así a 20 más que lo habían hecho la semana anterior. Tras declararse la emergencia sanitaria, esta fue la segunda etapa de vuelta a clase para las escuelas públicas y rurales de todo el país.
En Maldonado hay 36 escuelas rurales. En entrevista con Correo de Punta del Este, la Inspectora Departamental de Primaria, Rossana Fuentes, explicó que las primeras instituciones rurales que retomaron las clases presenciales fueron aquellas que son unidocentes, es decir que tienen un solo maestro director. Estas escuelas tienen un máximo de 20 alumnos. “En la primera etapa abrieron las escuelas que tienen maestros que viven en la zona, y que además para llegar a las escuelas viajan en locomoción propia” informó.

De a poco
Las escuelas que abrieron sus puertas en la segunda etapa fueron las que tienen dos docentes explicó la Inspectora. “Nos quedan cinco escuelas más para una tercera etapa” comentó y dijo que, en consonancia con el protocolo establecido desde el gobierno, las escuelas seleccionadas se abren después de conocer los resultados de los tests de Covid-19 realizados a docentes y auxiliares. “Acá en Maldonado se tuvieron que realizar muchos hisopados, porque hay un número significativo de docentes y no docentes que van desde distintas ciudades y centros poblados, a las escuelas rurales” agregó.
Si bien las escuelas están abriendo sus puertas, la asistencia a clases presenciales es opcional, y no se pasa lista en las clases para controlar la asistencia. Consultada sobre este punto, la Inspectora Departamental dijo que la recepción de alumnos se ha dado en lo que es la medida nacional, y que se va incrementando con el paso de los días. Las clases presenciales en estas escuelas se dan tres días a la semana, en un horario más acotado que el normal, de 9 a 12.30 horas.

Desafío
Para Fuentes, estar al frente de la Inspección de Primaria en estos momentos “es un desafío y un nuevo aprendizaje, que vamos construyendo en el aquí y el ahora”. “Esto no estaba escrito en ningún libro, y con las herramientas que tenemos le estamos haciendo frente a la situación” declaró. Gestionar instituciones a nivel departamental desde la virtualidad es desafiante, explicó y agregó que con el desafío “hay también oportunidades, porque nos seguimos comunicando en reuniones virtuales, y eso lo permite la tecnología”.
La pandemia por coronavirus llegó al país en el primer mes del ciclo escolar. Tras el cierre de escuelas para evitar contagios los docentes debieron repensar estrategias de enseñanza, formas de enviar tareas y maneras de comunicarse con sus alumnos que ahora tienen el salón de clase en casa.
“El desafío que nos impuso la situación es que el niño que está del otro lado con su familia, aprenda. Se nos desafió a repensar las consignas de trabajo para que el niño vaya construyendo el proceso del aprendizaje” comentó Fuentes.

Aprendiendo
Fuentes destacó la respuesta de los docentes ante esta situación: “la receptividad del colectivo, desde los maestros, directores, inspectores, director y maestros dinamizadores del Centro de Tecnología, que rápidamente pasaron a ser coprotagonistas, fue excelente desde el primer momento”.
La Inspectora explicó que, al inicio de la emergencia sanitaria, en el mes de marzo, las autoridades de primaria pasaron por el primer momento, el de salir al encuentro de la familia. “Ahora estamos transitando un proceso para volver a poner sobre la mesa nuestro objetivo principal, nuestra razón de ser, que es enseñar”. Dijo además que la situación de pandemia desafió a los inspectores y docentes a “reinventar nuevas formas de gestionar las instituciones a través de la virtualidad” y agregó que las tareas demandan una reacción inmediata, “esto nos tocó a todos y tuvimos que reaccionar ya. Permanentemente estamos monitoreando y trabajando en conjunto para volver a pensar la institución”.
Los alumnos que cursan educación primaria trabajan desde sus casas con los equipos de Plan Ceibal y diferentes plataformas como “Crea”. “Llevamos más de 10 años trabajando con la tecnología a través de las XO, por eso creo que la situación nos encontró con estrategias, con las que combinábamos la virtualidad y la presencialidad. Cambió la situación y la realidad, pero nuestro colectivo no se paralizó” comentó.

Foto: cep.edu.uy