Aerolíneas Argentinas fue condenada a pagar deudas salariales a tres exempleados

En su momento la aerolínea había desestimado la demanda de estos trabajadores porque a su criterio eran dependientes de otra firma

El Tribunal de Apelaciones de trabajo de 4º turno confirmó la sentencia en primera instancia que condenó a Aerolíneas Argentinas al pago por deudas de diversos rubros salariales, inclusive la indemnización por despido abusivo, a tres de sus exempleados que cumplían funciones en los aeropuertos de Carrasco y de Laguna del Sauce. En su momento la aerolínea había desestimado la demanda de estos tres trabajadores porque a su criterio los mismos eran dependientes de otra firma.
La sede concluyó que se encontraba “ante una clara hipótesis de tercerización mediante la modalidad de subcontratación para la prestación de servicios aeroportuarios de ARSA y AUSTRAL en los Aeropuertos de Carrasco y Laguna del Sauce, sin perjuicio que tanto el personal propio como el tercerizado deba cumplir con la normativa establecida por la autoridad aeronáutica aeroportuaria nacional e internacional”, sostuvo el fallo del tribunal de alzada del pasado 3 de noviembre al que tuvo acceso Correo de Punta del Este.
La sentencia entendió que los funcionarios de Aerolíneas Argentinas con cargos de responsabilidad en el Aeropuerto, que atienden también los vuelos de Austral, controlan que los servicios contratados a las empresas tercerizadas se cumplan y para ello, interactúan con el personal de dichas empresas, especialmente con los jefes”, agrega el fallo.
“El hecho que el personal de la empresa tercerizada use uniforme de la empresa principal para la que se prestan los servicios y los funcionarios tengan un carné habilitante para el ingreso al Aeropuerto, no altera la naturaleza de la contratación”, añade.

Sentencia
El caso comenzó con la presentación de la citada demanda de los tres trabajadores que tuvo en una primera instancia un fallo a su favor del juzgado letrado de primera instancia de 9º de turno de Maldonado, del doctor Luis Fourment.
La sentencia en primera instancia fue dictada el 20 de junio de 2022 y amparó parcialmente la demanda al condenar a las empresas Sofivial S.A., Aerolíneas Argentinas S.A., y Austral Líneas Aéreas Cielos del Sur S.A. a pagar las siguientes sumas:
$ 2.290.340 a uno de los reclamantes, $ 2.223.904 a otra y $ 1.568.854 a la restante demandante. Todas las sumas más reajustes e intereses desde la exigibilidad hasta su efectivo pago.
La sentencia en primera instancia fue recurrida por Aerolíneas Argentinas, cuyo abogado sostuvo que el juez en primera instancia efectuó una errónea valoración del derecho y de la prueba. Al mismo tiempo rechazó de forma indebida el análisis ponderado de las pruebas y argumentos de las demandadas comparecientes que, salvo algunas diferencias de rubros, hace lugar a la totalidad del reclamo y sus supuestos fundamentos.
Asimismo, Aerolíneas Argentinas rechazó la existencia de una relación de tercerización basando sus conclusiones sobre la existencia de un empleador complejo.
Del informativo testimonial brindado por excompañeros de trabajo de los actores, algunos solamente en temporada, surge que los dependientes de SOFIVIAL, empresa que prestaba servicios para Aerolíneas Argentinas, eran contratados por el Sr. Daniel Fajardo, quien armaba los turnos de trabajo y actuaba como supervisor de encargado, estaba en la oficina. Los actores realizaban check in, coordinación, arribos y supervisión en el mostrador. Las tareas para Aerolíneas Argentinas y Austral eran las mismas.
Otro de los testigos, quien declaró haber trabajado en una zafra como auxiliar en la terminal del Aeropuerto de Punta del Este, contratado por Caisa (el Consorcio que administra el Aeropuerto), relató que compartía con los actores el mostrador y la cinta, ellos atendían vuelos de Aerolíneas Argentinas, cuando se fueron del Aeropuerto explicaron que eran de otra empresa, la Aerolínea sigue estando, se fue Sofivial que cambió a Global.
En consonancia con todo lo establecido en la presente, la liquidación de la condena amparada en esta instancia quedó establecida en los siguientes términos: $ 581.523, $ 428.646 $ 428.490, cifras menores a las establecidas en el fallo en primera instancia.