Agrimensor condenado: delimitó mal un terreno y las construcciones invadieron el predio vecino

El error del profesional provocó la posterior demolición de parte de las construcciones

Un tribunal de apelaciones confirmó parcialmente una sentencia en primera instancia que había condenado a un agrimensor por haber delimitado de forma errónea un predio. El propietario del predio, quien había contratado al profesional, le reclamó que debido a su mala praxis al mensurar y delimitar el terreno, las construcciones hechas en el lugar invadieron el predio lindero.
Este error provocó el reclamo del vecino y el posterior derribo de parte de las construcciones, todo lo cual le generó daño emergente, lucro cesante y daño moral.
Al defenderse, el agrimensor, sostuvo que el predio se encuentra en una “conflictiva zona”, cuyos solares están “corridos”, lo cual es un atenuante a su supuesta responsabilidad.

Apelando
En primera instancia la justicia condenó al agrimensor al pago de 14 mil dólares a su cliente. Ambas partes apelaron ese fallo. El agrimensor para conseguir una sentencia absolutoria y el propietario para aumentar el monto resuelto en primera instancia. A juicio de éste último los montos indemnizatorios fueron extremadamente bajos: el costo de construcción del metro cuadrado fue de U$S 35 siendo un hecho notorio que no puede ser inferior a U$S 1.200; por lo que la condena debe ser de U$S 24.000. Por otra parte, sostuvo que debería haberse acreditado la pérdida de ganancia que hubiera representado el alquiler de las viviendas, destino para el cual se realizó el emprendimiento. El criterio de la sede de los U$S 7.000 resultó insuficiente para el hombre, que recordó que se trataba de un inmueble en zona balnearia con especiales alquileres en temporada de verano y que el periodo reclamado es por 20 años, por lo que correspondía la condena por U$S 216.000.
Finalmente, el tribunal de apelaciones, al fallar, fijó el daño emergente en 30 mil pesos y en 3 mil dólares el daño moral.