“Agua y advertencias”, por José L. Rapetti Tassano

El tema del agua cada día se hará más frecuente en la opinión de los ciudadanos, su escasez de hoy no ha dejado de ser advertida por las Naciones Unidas, por políticos, por ambientalistas y especialmente por la gente de Ciencia. No solamente nos importa la falta de agua potable para millones de personas en el Planeta, lo que ya constituye un drama en vastas regiones, nos importa lo que aquí en nuestro País ya empieza a suceder. Tenemos suficientes reservas y nos hemos ido quedando con esa idea que a “nosotros no nos va a faltar”. Pero las reservas de agua tienen un enemigo que apareció y que nos complica y es el cambio climático. Las consecuencias del cambio climático van más allá de las restricciones en el uso humano del agua potable; la tierra, el campo, del cual todos comemos, queda afectado porque sin agua no crecen las plantas y no hay cosechas, los animales se deterioran y mueren porque las aguadas no dan. Así que tampoco tendremos producción exportable y las divisas que ello genera.

LAS ADVERTENCIAS
En la Cumbre Mundial de la ciudad sudafricana de Johannesburgo en el año 2002, sobre el Desarrollo Sostenible, se consideró el tema del Agua Potable y el Saneamiento, lo que de por sí constituyó un avance en la sensibilidad necesaria para el abordaje de un tema crucial, precisamente en el Continente donde mayores desgracias humanas se aprecian por la falta de agua. Aquí no se tiene idea que hay gente, mujeres preferentemente, que a diario caminan 20 kilómetros o más para llevar a sus espaldas el agua a sus casas. También en 2002 un Comité de NN. UU. adoptó una Resolución que en el art. 1 dice: “ El Derecho Humano al agua es indispensable para la vida humana digna”.
En la Asamblea General de las Naciones Unidas se dictó la Resolución No. 64/292, que hizo expreso reconocimiento al Derecho Humano al Agua y al Saneamiento confirmando la posición del supremo organismo internacional sobre el tema. En Uruguay con la reforma constitucional de 2004, se agregó al artículo 47 que el agua y saneamiento son derechos humanos fundamentales y prestados por organismos públicos.

A)En la Junta Departamental de Maldonado, ocupando nuestra Banca de Edil, en el anterior período de gobierno en noviembre de 2018, realizamos una exposición que habíamos titulado “Agua, Nuestro Recurso Finito”.
En esa exposición decíamos ya que las cifras eran elocuentes, como que el 97 con 5 por ciento del agua Planeta es Salada, y el 2, 5 por ciento restante, tiene riesgo de pérdida en cantidad y calidad: que el agua dulce en el mundo alcanza a un 2 con 8 por ciento del volumen total de la Tierra. Ahora bien, de ese volumen, el 69 con 7 por ciento se encuentra en los Glaciares, un 30 por ciento en los acuíferos, un cero coma tres por ciento (0,3%) en aguas de superficie, como arroyos, lagos, ríos. Ahora los glaciares, preferentemente del Ártico se están derritiendo con la alta temperatura que soporta el Planeta, y hasta la propia Antártida comienza a sufrirlo.
La Cumbre de París sobre el Cambio Climático, desoída por los EE. UU. con el Presidente Trump y China, está demostrando que sus recomendaciones para impedir el aumento de la temperatura de la Tierra estaba en lo cierto, el cambio del clima es un hecho incontrastable. En nuestra América del Sur con sólo un 6 por ciento de la población mundial, tiene un 28% del total del agua dulce, mientras que Europa con un 13 por ciento de la población mundial, solamente tiene un 8 por ciento del agua dulce del Planeta. Manifestábamos en dicha exposición en la Junta Departamental, que ya entonces había ciudades sudamericanas con gran concentración urbana como Lima y Río de Janeiro, que corren el riesgo o ya están en el denominado “Estrés Hídrico” , como le ocurre a otra veintena de megalópolis. El Estrés Hídrico es considerado cuando no se alcanza a una cantidad de 1.700 metros cúbicos al año y por habitante. Este drama, según información de NN. UU. es por la falta de disponibilidad y capacidad de renovación de las fuentes, para el año 2025, la mitad de la población del Mundo padecerá estrés hídrico.

B) MALDONADO.
No ocurre en nuestro Departamento lo mismo que en otras zonas del Uruguay, pero tenemos otro problema que en otros lados no se da. Aquí aumenta la población, se construye más que en cualquier otro Departamento, son barrios muy extendidos y edificios en mucha altura que dificulta la alimentación de agua a esos lugares, extendiendo cañerías, bombas y demás. Maldonado ostenta la mejor reserva de agua dulce de superficie y que administra la OSE UGD.
Tenemos la fuente principal que es la Laguna del Sauce, la que tiene una superficie de 5 mil hectáreas y alimentación principal por el Arroyo Pan de Azúcar y cañadones. Tiene protección ambiental brindada por las medidas del Gobierno Departamental de Maldonado. No obstante su capacidad y bondad en la calidad, esta Laguna está expuesta a las grandes sequías y al exceso del consumo especialmente en temporada de verano.
Otras Lagunas como La Del Diario, la Laguna Blanca., la de los Flamencos, la de José Ignacio, la Escondida y la de Garzón con sus respectivos arroyos y cañadas afluentes son nuestro capital de agua dulce. Los Arroyos Solís, al que se le saca abastecimiento para Canelones, el Arroyo San Carlos con las lagunas Blanca y de Los Flamencos se sirve a todo el sistema al Este del Arroyo Maldonado. En Aiguá hoy golpea la escacés y los Arroyos Aigua y Sauce están casi agotados y deberá asistírsele desde Maldonado en camiones tanques de continuar sin lluvias.

C) – DOS PALABRAS PARA LAGUNA GARZÓN
Esta fuente de agua dulce de la Laguna Garzón es la mayor y lamentablemente con muy poco cuidado por el lado que pertenece al Departamento de Rocha. Junto al puente novedoso que se ha construido pocos años atrás, se ha creado del lado rochense un asentamiento sobre el mismo borde la Laguna.
Las AGUAS SERVIDAS VAN HACIA LA LAGUNA, y de la misma manera que se han tomado medidas para proteger esas aguas dulces de reserva, debiera tomarse rápidas medidas para evitar dañar las aguas. Lamentablemente cuando se proyectaba el puente redondo y se inauguró, los técnicos de la DINAMA estuvieron y milagrosamente no advirtieron el asentamiento y una construcción de madera, de gran tamaño “sobre la propia agua de la Laguna”, no es una casita de pescadores, seguramente.