Alquiler del Nogaró se mantiene pese a observación del Tribunal de Cuentas

Luis Lacalle Pou mantuvo el gasto de 321,007 unidades indexadas mensuales de la Dirección General de Casinos del Estado

El local donde funciona la sala de casinos es arrendado por el estado desde 1948.

El presidente de la República Luis Lacalle Pou mantuvo el gasto de 321,007 unidades indexadas mensuales de la Dirección General de Casinos del Estado empleado para el pago del alquiler del local Nogaró de Punta del Este.
El citado monto equivale a unos 1:833.725 pesos mensuales, alrededor de 47 mil dólares por mes que la citada repartición debe abonar a los propietarios del citado inmueble: Emiliano Jorge Sagasti Montero, Mariana Sagasti Taratuty, María Cecilia Sagasti Taratuty, Armando Sagasti Taratuty, María Cecilia Píriz Silva y Ana Elisa Hahn.
El pasado 9 de noviembre, el primer mandatario actuando con la ministra de Economía Azucena Arbeleche mantuvo el gasto pese a la observación interpuesta por el Tribunal de Cuentas de la República para quien el citado contrato vulneró varias de las normas administrativas establecidas por el Texto Ordenado de Contratación del Estado (TOCAF). Entre ellas que las actuaciones cuentan con principio de ejecución en contravención a lo establecido en el artículo 211º de la Constitución de la República y que los contratantes no se encontraban inscriptos en el Rupe, el registro de proveedores estatales.

Contrato de arrendamiento
Pese a las reiteraciones, el presidente optó por insistir con el gasto y paso seguido autorizar al director general de Casinos del Estado a suscribir el contrato de arrendamiento.
El plazo de alquiler será de cinco años prorrogable por otros dos períodos anuales más a opción exclusiva de la Dirección General de Casinos. El pago de los gastos comunes no forma parte del precio del alquiler mensual.
El estado volvió a contratar a los propietarios del inmueble de la avenida Gorlero y la calle 31 luego del fracaso del experimento de explotación mixta con la firma Vidaplan Sociedad Anónima en un principio propiedad de los accionistas de Sonangol, la compañía petrolera de Angola, una de las firmas más corruptas del mundo.
En el año 2010 fue anulado el contrato que unía a Casinos del Estado con la familia Sagasti desde el año 1948 cuando finalizó el período de diez años de la explotación de un casino privado. En su lugar, en el 2010 la firma Vidaplan Sociedad Anónima alquiló el local a la familia Sagasti y luego lo subarrendó a Casinos del Estado. La excusa fue mantener abierta la sala de juego en el entonces hotel Mantra de La Barra. La empresa Vidaplan SA aseguró que reconstruyó y equipó la sala Nogaró con una inversión de 18 millones de dólares de la época. Sin embargo, el experimento falló y años después la firma Vidaplan SA entregó el local en medio de un escandalo policial y judicial. Esto obligó a que Casinos del Estado y los propietarios resolvieran reinstalar el contrato de tantos años.

A pesar de que la sala de juego instalada en el Punta Shopping está funcionando desde hace un tiempo, la resolución presidencial sostiene que “debido al incendio de público conocimiento ocurrido en Punta Shopping, lugar donde se encuentra la principal Sala del Sistema de explotación Tradicional, se estima que la reapertura del Casino Nogaró permitirá satisfacer la demanda de los clientes de Maldonado y Punta del Este, hasta que se solucione el problema edilicio en el referido Shopping”.