“Ambrosio”, por Guillermo Ipharraguerre

Ambrosio tenía dilatada actividad política. Siempre contaba que había empezado en el Herrerismo carolino con Cáceres y luego en el Herrero Ruralismo (1958).
Cuando andaba en Montevideo contaba que visitaba siempre el diario El Debate, donde hoy está el Directorio del Partido Nacional, y conversaba con el Dr. Herrera.
Luego siguió con Pancho Salazar, siendo electo edil en 1962 y 1967, compartiendo bancada con Alicia Abásolo, madre del Coco y Lalo, con Popiti, Alfredo Lara, Pancho Guadalupe, todos luchadores, en épocas de mayoría abrumadora del Partido Colorado en el departamento.
En 1971 junto a Miguel Galán, eran los diputados de Pancho Salazar, electos, carrera que se frustró por la dictadura del 1973.
Luchó junto a Waldemar Bonilla y otros blancos en la campaña triunfadora del No de 1980, contra el proyecto de reforma constitucional del proceso cívico militar.
En 1982 fundó junto a grandes blancos la DAI en la interna a la salida de la dictadura.
Los sinsabores de la política lo alejaron de ese movimiento, pero en la elección de 1984, con Wilson preso, se rehízo, y refundó la lista 23 con Waldemar Bonilla y otros blancos, votando el Senado de ACF siendo candidato a diputado, y con el Consejo Nacional Herrerista de Luis Alberto Lacalle Herrera, con Pancho Salazar en la lista 423, haciendo acuerdos a la Intendencia, con Pancho, con Velarde González Nieto, y Miguel Galán, juntando con Bebe Grossy y otros 6000 y pico de votos, que sirvieron para 8 senadores de ACF, 2 senadores de Luis Alberto Lacalle Herrera, y contribuir a los 24000 votos del partido en Maldonado, que no fueron suficientes para lograr recuperar la intendencia.
En 1986 se unió abiertamente al Herrerismo duro de boca de Luis Alberto Lacalle Herrera, sumándose en 1987 a ese acuerdo Domingo Burgueño con la Lista 20 y Ambrosio con la 23, recuperando la Intendencia de Maldonado en 1989 y logrando la diputación.

A los logros departamentales de la intendencia que ya todos conocen, corresponde resaltar que en lo nacional Ambrosio logró trabajar por el nuevo puerto de Piriápolis, la gran reforma del Aeropuerto de la Laguna del Sauce, la doble vía Punta del Este –Montevideo y un sinnúmero de convenios de ayuda a instituciones deportivas y sociales de todo el departamento, como por ejemplo el apoyo del Ministerio de Cultura y el Ministerio de Obras Públicas a la reforma del Centro Paz y Unión de Dodera y Sarandí, el Club Nacional y Peñarol de San Carlos, el Centro Progreso de Pan de Azúcar, la bituminización de la ruta 39 hasta Aiguá, etc.

En 1994 no logró repetir la banca de Diputados, y rechazó ofrecimientos de cargos en entes autónomos, como el BSE , UTE, etc, con tal de permanecer cerca de su gente y brindando el servicio que todo político debe a su pueblo, fuera de cualquier partido.
En 1999, repitió su mandato en la banca de Diputados y contribuyó lealmente con sus ediles al gobierno y obra del intendente Antía, luego del fallecimiento de Burgueño y el mandato del Pocho Tortorella.
En el periodo 2005 a 2010 actuó como senador suplente acompañando al Dr. Luis Alberto Lacalle en la campaña presidencial de 2009 en la fórmula Lacalle Larrañaga.
Dando paso a la renovación en su agrupación 23, contribuyó a la formación de Unión y Cambio y a la obtención de una banca de diputados con Nelson Rodríguez, Hualde, Borsari, Rodrigo que peleó la intendencia, logrando junto a Antía dentro del Partido la recuperación del Gobierno Departamental luego de 10 años de gobierno del Frente Amplio en el departamento.
En el 2019 trabajó en su agrupación en la interna de junio de 2019 y en la primera vuelta con la fórmula Lacalle Pou-Argimón y en el balotage, viendo el triunfo del partido luego de 30 años en la oposición.
Contribuyó con Unión y Cambio en el mantenimiento del gobierno departamental en la postergada elección local por la pandemia, y cuando estaba próxima la asunción del Gobierno Departamental, su corazón generoso no soportó tanto esfuerzo en la vida por su querido Partido Nacional y entró en la permanente e indeleble historia de las grandes luchas democráticas, falleciendo un 21 de noviembre, dejando una esposa, Marta, que lo acompañó toda su vida en la lucha y un hijo, Diego y nietos y nietas, sobre los que recae su legado.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre