Anawim y su Torneo de Golf Solidario en apoyo a becas para estudiantes de liceos públicos

El programa tiene como objetivo principal revertir los bajos índices de egreso de ciclo básico y secundaria en el país; inicialmente se apadrinaron cinco adolescentes y actualmente son cuarenta los estudiantes beneficiados

La Asociación Civil Anawim Maldonado organiza un torneo de golf y concierto solidario el sábado 3 de junio a las 17hs, con el objetivo de recaudar fondos para su programa de becas destinado a jóvenes de instituciones de secundaria pública. La iniciativa busca apoyar a aquellos estudiantes en situación de vulnerabilidad y promover la culminación de su ciclo educativo.
El próximo sábado 3 de junio, a las 17hs, en el Club de Golf de La Barra se llevará a cabo un evento solidario organizado por la Asociación Civil Anawim Maldonado, con el propósito de recaudar fondos para el programa de becas destinado a adolescentes de instituciones de secundaria pública. El torneo de golf y concierto solidario contará con la participación del “Coral de Todos los Tiempos”, dirigido por Sara Santa Coloma.
Las formas de colaborar con esta causa son diversas: se puede participar del Torneo de Golf, asistir al concierto en familia, donar a voluntad a la cuenta de Anawim (se sugiere una contribución de 200 pesos por familia), sumarse como voluntario al programa de apoyo escolar o participar en la publicidad del evento.

Anawim
El programa de becas estudiantiles de Anawim tiene como objetivo principal revertir la preocupante situación de los bajos índices de egreso de ciclo básico y secundaria en Uruguay. Según datos estadísticos, el país tiene uno de los porcentajes más bajos del MERCOSUR en este aspecto, con un 48,1% de personas de 15 años o más que no han concluido la educación secundaria básica.
Desde el año 2008, la Pastoral Social-Cáritas impulsa este proyecto a través de un sistema de padrinazgo. Inicialmente, se apadrinaron a 5 adolescentes y actualmente son 40 los estudiantes beneficiados por este programa. La beca cubre la totalidad de útiles, uniforme y calzado, además de brindar apoyo académico y psicosocial a cargo de voluntarios coordinados por la Pastoral Social-Cáritas.
El programa también ofrece orientación socioeducativa tanto a los beneficiarios como a sus familias, para guiarlos en sus estudios y ayudarles a enfrentar situaciones de conflicto que puedan surgir. El área de intervención de las becas abarca los departamentos de Maldonado y Rocha.
Los postulantes al beneficio pueden acercarse directamente a las oficinas de Pastoral Social-Cáritas en Maldonado o a través de un establecimiento educativo. Cada candidato es sometido a un estudio psicosocial confidencial que ingresa a su legajo personal. Las prestaciones tienen una duración de 6 años y pueden interrumpirse en casos de bajo rendimiento, ausentismo injustificado o problemas de conducta.
La financiación del programa proviene de diversas fuentes, como la Cámara Empresarial de Maldonado, parroquias, colegios, fundaciones y personas anónimas de buena voluntad. Para obtener más información o colaborar con este importante proyecto, se pueden comunicar a los teléfonos 42221084 o 097 121 628.

Conversamos con Rosa Gobbato, responsable del programa de becas, quien nos brinda detalles sobre los inicios y desafíos de este importante proyecto:

-¿Cómo surgió el Proyecto de Apoyo Estudiantil de Anawim en Uruguay?
-El proyecto de apoyo estudiantil, que luego se convirtió en programa, surgió en el año 2002, durante la crisis económica en Uruguay. En ese momento, desde la Pastoral Social-Cáritas Diocesana, tuvimos contacto con familias en situación de vulnerabilidad que enfrentaban dificultades para enviar a sus hijos adolescentes a la secundaria. Aunque asistían a liceos o UTU, necesitaban el uniforme completo, útiles escolares, entre otros gastos. En la Pastoral Social-Cáritas tenemos una metodología que consiste en observar la realidad y discernir cómo podemos colaborar o ayudar a transformar esas realidades para recuperar la dignidad de las personas y actuar en consecuencia.

-¿Cómo pusieron en marcha el proyecto?
-Basándonos en eso, creamos el proyecto y lo presentamos a los sacerdotes de la Diócesis para obtener su aprobación. Luego, nos pusimos en contacto con personas que pudieran donar becas, estableciendo un sistema de padrinazgo. Nos comprometimos a acompañar a los estudiantes y a sus familias en todo el proceso educativo, pero necesitábamos dinero para poder sostenerlo financieramente.

-Después de ese primer paso, ¿cuánto tiempo pasó hasta obtener las primeras becas?
-Pasaron 6 años hasta que en 2008, un sacerdote nos consiguió 5 becas. Extendimos esas 5 becas y logramos que en ese año ingresaran 8 estudiantes: 6 del departamento de Maldonado y 2 de Rocha. Así comenzó a crecer el programa y empezamos a difundir este proyecto y nuestro sueño de permitir que los estudiantes en situación de vulnerabilidad y pobreza accedieran a la secundaria.

-Ahora el desafío era mantenerlo a largo plazo…
– Claro, comenzamos a preguntarnos cómo podríamos sostener y continuar este proyecto para seguir acompañando a las familias, quienes habían generado expectativas. También queríamos que sus hijos pudieran finalizar la secundaria, y nosotros seguir brindando respuestas en los años siguientes. Por eso, comenzamos a difundir el programa en cada una de las parroquias de la costa de nuestra Diócesis y también en los medios de prensa y las instituciones educativas a las que asistían los estudiantes, tanto en la primaria como en la secundaria. Visitamos todas estas instituciones para informarles acerca de nuestro programa y pedir a los maestros de sexto año que nos proporcionaran información sobre los niños que podrían continuar la secundaria pero no contaban con los medios económicos necesarios.

-¿Comenzaron a trabajar en equipo con las instituciones educativas?
-En 2009, empezaron a acercarse maestros con alumnos que terminaban la primaria y cuyos padres no podían costear los materiales necesarios para continuar estudiando. Así es como comenzó este programa. Con el paso de los años, muchas personas colaboraron y han transcurrido 15 años desde aquel 2008, cuando comenzamos con esas 5 becas y 8 jóvenes. Hemos pasado por diferentes etapas, llegando a tener más de 40 estudiantes en algún momento. Actualmente, 32 estudiantes están bajo el programa de becas, que ya lleva 15 años en funcionamiento.

-Con 15 años de trabajo y experiencia, ¿cuáles son los principales desafíos que enfrentan los adolescentes para completar la educación secundaria básica?
-Los principales desafíos son aspirar a mejorar su calidad de vida y lograr un mejor desempeño laboral. Algunos de ellos han continuado estudios terciarios. Nuestro gran desafío es lograr que terminen la secundaria para que puedan buscar oportunidades en una sociedad tan competitiva como la actual y puedan hacer realidad sus sueños.

-¿En qué consiste el apoyo brindado por el programa de becas?
-No solo les proporcionamos uniformes, sino que también les brindamos apoyo psicológico. Realizamos talleres dos veces al año y trabajamos con los padres, fomentando el estudio y acompañándolos en todas las asignaturas. Es un trabajo integral.

-¿Cuáles son los planes a futuro para los próximos 10 años?
-Nuestro gran dilema es que no contamos con jóvenes comprometidos con este proyecto, y mirando hacia el futuro, nos preguntamos quiénes lo llevarán a cabo, ya que las personas que estamos involucradas en este proyecto somos de edad avanzada y seguimos ilusionados con un mundo mejor para estos jóvenes, pero nuestros recursos no serán suficientes en diez años.

Si desea obtener más información o colaborar con el programa de becas, puede comunicarse a los teléfonos 42221084 o 097 121 628.