Estaba previsto que los trabajos de reparación de la tubería del saneamiento de Maldonado, ubicada a la altura de la parada 31 de la Mansa, que colapsó luego de las fuertes lluvias del pasado viernes, culminen hoy. La obra insumió dos o tres días ya que se  construyó un bypass que permitirá dejar fuera de acción al colector roto.
El temporal que se abatió entre la tarde del jueves y las primeras horas del viernes impactó en distintos puntos de la costa del departamento. En este lugar la fuerza del mar, los vientos y la lluvia socavaron el piso donde se asienta la referida tubería, denominada ovoide, que traslada los efluentes domiciliarios de Maldonado hasta la planta de recalce de Piedras del Chileno. Esos efluentes luego son bombeados desde allí hasta la plata de tratamiento de última generación de El Jagüel para su disposición final en el océano Atlántico a la altura de la parada 31 de la playa Brava.

No baño
Los guardavidas colocaron en sus respectivas casillas, por lo menos hasta la ubicada en la parada 19 de la rambla Claudio Williman la bandera de alerta sanitaria, que tiene una cruz verde sobre fondo rojo. La colocación de las banderas por parte de los guardavidas constituye la única alerta emitida por las autoridades locales y se realizó, según fuentes comunales, como medida de prevención. El vertido de los efluentes domiciliarios en plena costa motivó también la clausura del sector de playa delimitado por las paradas 31 y 33 de Pinares.
Asimismo fuentes de OSE informaron que se tomaron muestras de varias playas y que los resultados estarán prontos mañana lunes. De todos modos, las mismas fuentes, descartaron que la contaminación sea importante ya que en el relevamiento no se pudo constatar la presencia de ninguna mancha importante en toda la costa y las muestras mostraban un agua muy cristalina.
El incidente ocurrió en la zona de médanos a la altura de la parada 31 de la playa Mansa donde corre la tubería que lleva los efluentes domiciliarios de la ciudad de Maldonado hacia la planta de Piedras del Chileno. Una parte de la tubería soterrada fue rota en dos partes quedando expuesta y vertiendo los efluentes primero hacia la playa y luego hacia aguas de la bahía de Maldonado. “La primera reparación la terminamos en la noche del viernes. Al poco rato entró en carga el colector que generó otra rotura. Rompió parte del médano y otro pedazo de caño. Ahora estamos armando un bypass con dos cámaras unidas entre sí con un colector nuevo. Esto nos permitirá conectarnos a más distancia del pozo que provocó el temporal. Es el trabajo bien hecho”; dijo Miguel Ángel Corbo, director de la Unidad de Gestión Desconcentrada de OSE de Maldonado.

Contenido publicitario