Cámara Uruguaya de Fuegos Artificiales comenzó a etiquetar y reducir el sonido de sus productos

El etiquetado indica al consumidor el impacto sonoro con hexágonos verdes, amarillos y rojos; Uruguay se transformó en pionero en el mundo, ya que aún no se ha implementado en otros países

El presidente de CUFA, aclaró que, contrariamente a lo que piensan muchas personas, no existen los fuegos artificiales que no generen algún impacto sonoro

Con una fuerte campaña para el uso responsable de fuegos artificiales, la incorporación de material biodegradable y cuidado con el medio ambiente, la Cámara Uruguaya de Fuegos Artificiales (CUFA) comenzó a implementar para estas fiestas —y desde mediados de año— el etiquetado en base a hexágonos de colores verde, amarillo y rojo, que establecen el nivel de decibeles y que tiene como objetivo que el consumidor esté informado y sepa lo que está comprando.
‘‘Este año, desde CUFA, no trajimos fuegos artificiales con hexágono rojo, es decir, que superan los 110 decibeles, aunque sería legalmente posible, y reforzamos las líneas pet friendly’’, afirmó Gustavo Prato, presidente de CUFA.
En ese sentido y de forma paralela, los empresarios trabajan junto al Parlamento sobre la ley que regula el uso de pirotecnia que ya cuenta con media sanción en Diputados y la cual se encamina a ser ley nacional; este proyecto contempla una reducción en el nivel de decibles en el lapso de 5 años.
Para el sector, que genera más de 5.000 fuentes de trabajo, es importante que esa ley considere a todas las partes y que unifique en un consenso general reglas claras e iguales para todos, ya que hoy existen normativas distintas en cada uno de los 19 departamentos.
“Todo debe tener un proceso y nosotros estamos tratando de adaptarnos y esperando a ver qué se resuelve con el proyecto”, afirmó Prato, y cuestionó las prohibiciones que hay en algunos departamentos en cuanto a los fuegos artificiales, que según dijo, infringen la ley nacional.

Reglas claras
“Uruguay es un país con gobierno central. Si se legisla a nivel departamental se está infringiendo la Constitución porque hay una ley actual que nos permite vender fuegos artificiales en todo el país. Por eso es importante que esta ley que está a consideración del Parlamento considere a todas las partes y que unifique en un consenso general con reglas claras e iguales para todos los departamentos. Venimos de una pandemia muy dura, donde muchos cerraron. Los empresarios que queremos seguir invirtiendo y sacar adelante las empresas, necesitamos las reglas claras”, sostuvo el presidente de CUFA, Gustavo Prato.
En tanto, informó que en las ciudades fronterizas con Argentina, donde hay mucho más desempleo que en años anteriores, “la venta de fuegos artificiales representa una fuente de trabajo importante” para los ciudadanos.
Actualmente en Uruguay son unas 5 mil familias que se dedican a vender fuegos artificiales en la vía pública. Sobre ese tema, Prato aseguró que en el país no solo hay una tradición de tirar fuegos artificiales sino también de venderlos.
“Hay mucha gente que ya lo tiene como una profesión, que se ha pagado sus estudios, que lo usa para pagar las cuentas, la comida de Navidad o para sobrevivir. Si hay tantos vendedores es porque hay consumidores, por lo que mucha gente sigue manteniendo la tradición de tirar fuegos artificiales. Todo el mundo conoce a alguien que vende pirotecnia o vendió alguna vez”, sostuvo el presidente de la Cámara.

Poder elegir
“Si bien fue un año difícil por la guerra y la pandemia que dificultó los fletes y los avances de la producción, igualmente siempre tratamos de tener las últimas novedades, y de lograr lo que está requiriendo la sociedad y la discusión”, indicó el presidente de CUFA.
Con esa iniciativa del etiquetado indicando al consumidor el impacto sonoro con hexágonos verdes, amarillos y rojos, Uruguay se transformó en pionero en el mundo, ya que aún no se ha implementado en otros países. Al generar un sistema donde el público puede saber claramente lo que está llevando y dónde usarlo, logramos que la población también sea quien legisle este rubro.
La idea es contar con opciones de productos que tengan poco ruido “para que, en un país libre, con democracia plena, sea el consumidor quien elija qué productos usar y sean ellos quienes segmenten el mercado”, expresó.
En ese sentido, el presidente de CUFA, aclaró que, contrariamente a lo que piensan muchas personas, no existen los fuegos artificiales que no generen algún impacto sonoro.
Aunque el producto sea pet friendly, simplemente para elevar el efecto se precisa un mínimo de decibeles. Claro está, este número siempre depende de la distancia desde donde se mida.
En cuanto a la línea de fuegos artificiales de bajo impacto sonoro, Prato explicó que a pesar de lo que se puede creer, es muy difícil conseguirla en China, país donde se fabrican los fuegos artificiales, ya que Uruguay a nivel global es un mercado pequeño y China aún no tiene demanda suficiente de este tipo de productos de parte de mercados gigantes como USA y Europa. “Igualmente trabajamos con nuestros proveedores durante todo el año y hemos logrado ampliar la línea pet friendly”, indicó.
El presidente de CUFA cree que el tema del etiquetado que han implementado va a ser tomado como ejemplo en otros países ya que cree es un buen sistema para informar y concientizar a la población sobre el uso de estos productos.