Caso Blás: Ramírez dice que si se confirma el dolo debe ser expulsado

 

La millonaria multa que la DGI decidió imponer por defraudación tributaria al dirigente nacionalista Rodrigo Blás, ya tuvo diversas repercusiones dentro de la colectividad política. El herrerista Luis Lacalle Pou estimó que el caso deberá analizarse debidamente, aunque destacó que Blás está apelando la decisión de la Impositiva. En tanto, el dirigente Juan Andrés Ramírez estimó que el dirigente local debe ser expulsado sin más en caso de que se confirme su culpabilidad. “Llegó la hora de marcar claramente la cancha”, dijo Ramírez en su cuenta de Twitter.
Mientras tanto, Blás se refirió al tema en su muro de Facebook. “Estoy tranquilo de que el final de este camino va a demostrar que tenemos la razón, el tiempo pondrá las cosas en su lugar. Recién ahora empieza una etapa donde uno puede defenderse. No hay ningún fallo judicial ni resolución firme de la DGI. La DGI hizo y deshizo como quiso durante 4 años. Quedan etapas por cumplir y donde deberán demostrar y comprobar lo que dicen”, anotó.
Por otra parte, también compartió la nota que hizo llegar a la Presidente del Directorio blanco, Beatriz Argimón, donde solicita que su situación sea sometida a la consideración de la Comisión de Ética, “ya que a ella nos debemos todos los blancos”, dijo.
La nota remitida a Argimón:
“Estimada Compañera, por la presente me dirijo a usted y por su intermedio a los integrantes de ese Cuerpo, a efectos de solicitarle la instalación de la Comisión de Ética.
Desde el 2014 se sustancia un procedimiento administrativo ante DGI y se formuló una denuncia penal, a raíz del mismo, respecto a asuntos relacionados con mi actividad privada. Temas que han sido controvertidos y en los cuales me estoy defendiendo, al igual que otras personas y sociedades. En las actuaciones de la DGI no ha estado ajeno el interés político de algunos actores, exponiéndome a mí y de esa forma a nuestro Partido de una forma no deseada. A mis 48 años y con 35 años de militancia partidaria lejos estoy de querer ocasionar a mi querido Partido Nacional perjuicio alguno. He dedicado mi vida a defenderlo sin fatigas ni renunciamientos como lo seguiré haciendo. De la misma forma reivindico mi derecho al debido proceso en las instancias que sean, con las oportunidades de ejercer las defensas que legítimamente me corresponden, no aceptando prejuzgamientos ni condenas anticipadas, salvo aquellas que emanen de los órganos judiciales y partidarios correspondientes. Se trata ni más ni menos de salvaguardar garantías inherentes a la personalidad humana consagradas por la Constitución Nacional. Por lo expuesto y a los efectos que puedan corresponder, solicito a UD que en forma inmediata ponga a consideración de la Comisión de Ética Partidaria la situación personal y de mi ámbito privado a la que hago mención, para que se pueda considerar en todos sus aspectos. Quedo a las órdenes para comparecer ante dicha Comisión cuando así se me solicite”.
En tanto, el directorio del Partido Nacional decidía ayer enviar el caso a estudio de la Comisión de Ética de la colectividad. Varios medios capitalinos anunciaron que la titular del directorio, Beatriz Argimón, iba a proponer esa medida en la tarde de este lunes. “La comisión se encargará de reunir material, hacer una evaluación y aconsejar al directorio sobre qué medida se debería tomar”, dijo Argimón a El Observador. “De acuerdo a lo acordado por la comisión, nos reuniremos con el directorio para tomar una decisión. Vamos a esperar esta instancia”, señaló.

De raíz
Por su parte, el precandidato del Partido Nacional, Juan Andrés Ramírez, estimó que de confirmarse la evasión de impuestos de la que se le acusa, a Blás habría que “expulsarlo de todos los cuadros”.
“De confirmarse el escándalo, estafa y fraude a la DGI, que involucraría al edil Blanco de Maldonado Rodrigo Blás, el @PNACIONAL debería inmediatamente expulsarlo de todos sus cuadros. Creo llego la hora de marcar claramente la cancha. No hay otra opción…por lo menos para mí”, dijo Ramírez a través de Twitter.
El caso fue dado a conocer por el semanario Brecha que, después de una investigación de 4 años, el viernes pasado informó que la Dirección General Impositiva sancionó con US$ 2 millones al edil. También fue sancionada la esposa de Blás y el edil blanco, Darwin Correa además de dos escribanas y del escribano José Luis Robatto.
Blás ha sido edil desde el año 1995. También fue candidato a diputado y en las últimas elecciones se postuló para ser electo intendente de Maldonado.