La Parroquia de Candelaria de Punta del Este cerró sus puertas por razones de seguridad, según reza un cartel colocado en su puerta principal. “La Iglesia está cerrada por un tema de inseguridad y listo”, dijo el padre Jorge. “A la parroquia de la Candelaria le robaron sus alcancías.
Esto ocurrió el pasado jueves 20 de junio. Alguien entró y las rompió”, indicó el padre Alberto. No fue el único hecho de inseguridad registrado en la jurisdicción esteña contar bienes de la iglesia católica. Semanas atrás, explicó el padre Jorge, robaron la campana de la capilla del barrio Kennedy.

Contenido publicitario