Condenan a la IDM a pagar más de medio millón de dólares al dueño de tres terrenos

La Intendencia asegura que se enteró de la referida sentencia tres meses después de ser dictada por el titular del juzgado

Un fuerte contencioso enfrenta a la Intendencia de Maldonado con el Poder Judicial por una sentencia que condenó a la primera a pagar más de medio millón de dólares al propietario de tres terrenos en el balneario Buenos Aires que fueron reparcelados por la Intendencia para la construcción de la calle “Pejerreyes”.
El pasado 31 de agosto, la Suprema Corte de Justicia declaró inadmisible el recurso de revisión interpuesto por la Intendencia de Maldonado contra un fallo en primera instancia dictado el 22 de diciembre de 2020 por el juzgado letrado de primera instancia de 1º turno de San Carlos.
El titular de la referida sede había condenado el 22 de diciembre pasado a la Intendencia de Maldonado al pago de U$S 516.487, más intereses, por los daños y perjuicios derivados de la instalación de la calle “Pejerreyes” sobre parte de los padrones de propiedad del demandante Raimundo Montiel Leites.
La Intendencia de Maldonado asegura que se enteró de la referida sentencia tres meses después de ser dictada por el titular del citado juzgado.
El tiempo transcurrido consumió el plazo que tenía la demandante para interponer un recurso de apelación contra ese fallo en primera instancia. Por la razón de los hechos la sentencia quedó firme sin la posibilidad de pedir la intervención de una cámara revisora en segunda instancia y eventualmente, interponer un recurso de casación ante la Suprema Corte de Justicia.

Recurso
El 8 de junio pasado, la Intendencia de Maldonado interpuso un recurso de revisión contra el fallo en primera instancia. En el citado recurso, la Intendencia aseguró que la sentencia había sido dictada el 22 de diciembre de 2020, un día declarado inhábil por acordada de la Suprema Corte de Justicia del 17 de diciembre anterior.
Además, en el mismo escrito, la Intendencia aseguró que no fue notificada para poder participar en la audiencia generada en un día inhábil sino que además, tuvo conocimiento de la misma el 19 de marzo de este año al recibir la intimación de pago realizada por la parte actora del juicio. Esto es, que la Intendencia pagará U$S 516.487, más intereses, por los daños y perjuicios derivados de la instalación de la calle “Pejerreyes” sobre parte de los padrones de propiedad de la actora. Por esta razón, la Intendencia de Maldonado radicó el citado recurso de revisión contra el fallo en primera instancia.

Suprema Corte
El pasado 31 de agosto, la Suprema Corte de Justicia declaró inadmisible el recurso presentado por la Intendencia. Sobre que el fallo fue dictado en un día inhábil, la Suprema Corte de Justicia entendió que ese período comprendido no podía afectar la validez de los actos cumplidos. La Suprema Corte dijo que la alegada nulidad pudo y debió invocarse a través de la interposición del recurso de apelación contra la sentencia definitiva dictada por el Juzgado Letrado de Primera Instancia de San Carlos de 1er Turno. Además, impuso a la Intendencia de Maldonado la sanción preceptiva en costas y costos de conformidad al artículo 292 inciso 1 del C.G.P. Ahora la Intendencia de Maldonado espera el resultado del recurso de nulidad que tramitó ante la propia sede en primera instancia.


Historia

El juicio fue promovido por Raimundo Montiel Leites, propietario de tres padrones ubicados calle “Los Pejerreyes” de balneario Buenos Aires. Tales baldíos fueron adquiridos a su madre María Elisa Raymundo Pintos. Según la demanda, en vida de su madre, la Intendencia irrumpió en forma violenta en los mismos apoderándose de ellos y disponiendo un reparcelamiento en contra de la voluntad de su legítima propietaria.
A partir de ese momento hubo largas e interminables conversaciones con las autoridades, que llegan hasta estos días con la directa participación del actor.