Confirman fallo que dispuso la extradición de un empresario argentino residente en Punta del Este

Es indagado por la justicia argentina por la presunta comisión de los delitos de contrabando, defraudación por administración fraudulenta y hurto

El tribunal de Apelaciones en lo Penal de 1º turno confirmó un fallo en primera instancia que dispuso la extradición solicitada por las autoridades argentinas de un empresario argentino residente en Punta del Este.
El citado tribunal en un fallo del pasado 2 de octubre dejó firme la decisión de la jueza de crimen organizado Adriana Chamsarian del pasado 24 de febrero de 2023, quien además había dispuesto el arresto del sujeto de forma preventiva.
El empresario argentino es indagado por la justicia argentina por la presunta comisión de los delitos de contrabando, defraudación por administración fraudulenta y hurto. Los delitos fueron cometidos en perjuicio de un fideicomiso constituido el 18 de mayo de 2008 en la República Argentina.
En el momento de su detención, el hombre, requerido por las autoridades judiciales del vecino país residía en un apartamento de la lujosa torre “Delfín” de la parada 4 de la rambla Lorenzo Batlle Pacheco, playa Brava, de Punta del Este.
El abogado defensor del empresario sostuvo, al apelar el fallo en primera instancia, que la solicitud de extradición incumplía los requisitos formales exigidos por el Tratado de Extradición entre la República Argentina y la República Oriental del Uruguay. El defensor sostuvo en la apelación que los delitos imputados a su cliente prescribieron por el paso de los años por lo que extradición no era de recibo. El delito de hurto fue aplicado a partir de la venta desde Uruguay de varias obras de arte propiedad del fideicomiso. Entre ellas un óleo de aproximadamente 1 metro por 80 cm, con la siguiente leyenda: “Mrs. Allen, Sir. Henry Raeburn R.A. 1756-1823”. La defensa entiende que se trata de otra obra de arte y no de la que falta del fideicomiso.

Detalles
“Claramente el cuadro que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra se diferencia del cuadro incluido en el Inventario del Fideicomiso por lo siguiente: El cuadro que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra tiene como motivo una Anciana y el cuadro incluido en el Inventario del fideicomiso no expresa motivo alguno, por lo que no puede ser identificado como el cuadro de una Anciana.”, sostuvo la defensa.
“El cuadro que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra tiene las medidas 75 cm. por 62 cm. y el cuadro incluido en el Inventario del fideicomiso tiene las medidas 1 metro por 80 cm. aproximadamente. Detrás del cuadro que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra hay dos etiquetas marrones escritas (una de ellas con una pequeña biografía de la anciana retratada y en la otra una constancia de la participación del cuadro en el “Aberdeen Art Exhibition”) y un papel escrito que se encuentra envuelto en plástico y sostenido en su lugar por dos tachuelas, mientras que detrás del cuadro incluido en el Inventario del fideicomiso no se encuentra ningún elemento de este tipo. Por lo tanto, el cuadro que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra no es el cuadro que se incluyó en el Inventario del fideicomiso”; sostuvo la defensa. La denuncia también incluyó esculturas de marfil de la dinastía Meiji de Japón.
“Estatua, al parecer de marfil, de imagen de hombre chino con canasta con frutas de 70 cm. de altura, aproximadamente, a su lado hay un acrílico con la siguiente leyenda “Persimmons” by Yoshida Homei. (..) Estatua de marfil de la imagen de un hombre chino con canasta de frutas con la leyenda “Persimmons by Yoshida Homer’”, afirmó la defensa.
“De las páginas 16, 131 y 132 del informe del perito del 31 de octubre de 2016, que se acompaña como Anexo N* 1, se extrae lo siguiente: “Una fina y excepcionalmente alta estatua de marfil de un vendedor de frutas japonés de la Escuela de Tokio del período Meiji. Se ubica sobre una base oval de madera, de pie, con una sonrisa de un diente solo e inclinado hacia un costado, llevando una canasta llena de frutas bajo un brazo y con el otro ofreciendo una de ellas. Usa sandalias de paja y un tenugui (cofia de algodón) sobre su cabeza, con una pipa en un estuche y un saco para tabaco suspendido de su cinturón. No está firmada y su altura es de 82 cm. incluyendo la base”.

Marfil o no marfil
“Claramente la estatua que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra se diferencia de la estatua incluida en el Inventario del fideicomiso por lo siguiente: a) La estatua que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra es una estatua de marfil y la estatua incluida en el Inventario del fideicomiso es una estatua “al parecer” de marfil. b) La estatua que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra representa a un vendedor de frutas japonés y la estatua incluida en el Inventario del fideicomiso representa a un hombre chino con canasta con frutas. c) La estatua que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra no está firmada y no tiene grabada ninguna leyenda mientras que la estatua incluida en el Inventario del fideicomiso tiene a su lado UN ACRÍLICO con la leyenda: “Persimmons” by Yoshida Homei. d) La estatua que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra tiene 82 cm. de altura y la estatua incluida en el Inventario del fideicomiso tiene aproximadamente 70 cm. de altura. Por lo tanto, la estatua que se vendió desde el Uruguay a Inglaterra no es la estatua que se incluyó en el Inventario del fideicomiso”, agregó.