Otros nombres: Coendú misionero/ chico/ cola corta, erizo, puerco espín, cui-í (guaraní)

Identificación: Su cuerpo es redondeado, generalmente de color gris amarillento a pardo oscuro en algunos ejemplares. Parte de su pelaje está transformado en espinas, siendo el resto suave y denso. Sus espinas son de color amarillo en base y punta, y negras en la parte central. Posee una nariz redonda.


Distribución: Este de Paraguay, sureste de Brasil, noreste de Argentina y norte de Uruguay.
Hábitat: Bosques y selvas tropicales y subtropicales.


Comportamiento: Aunque solitario y nocturno es posible verlo de día sobre los árboles, donde pasa la mayor parte de su tiempo. Su dieta incluye hojas, frutos, semillas, raíces y cortezas. Como defensa levanta sus espinas y realiza movimientos bruscos. Las espinas se desprenden al menor contacto y se clavan fácilmente en la piel del agresor.


Reproducción: Las hembras dan a luz una sola cría por camada, la cual nace bien desarrollada y viaja adherida a su madre.


Situación poblacional: Considerado a nivel global como “Preocupación menor” (LC-UICN) según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, mientras que en Uruguay es una especie “Vulnerable” (VU-UICN) y prioritaria para la conservación según el SNAP (Sistema Nacional de Áreas Protegidas).


Curiosidades:Aún teniendo esas espinas posee predadores. En Misiones (Argentina) se encontró el cráneo de un coendú en el nido de un águila harpía.


Dónde lo puedo ver: Aunque es difícil de ver, en Uruguay se lo puede encontrar en casi todos los departamentos al norte del río Negro con excepción del homónimo, siendo relativamente frecuentes los avistamientos en los departamentos de Artigas y Rivera. También existen registros en los departamentos de Durazno, Cerro Largo y Treinta y Tres.

Compilador: Mauricio Álvarez
Revisor: Enrique Manuel González

Imágenes: Pablo Berazategui y Andrés de Muro

 

COENDU (Conservación de Especies Nativas del Uruguay) es una asociación civil sin fines de lucro fundada el 25 de abril de 2014 con personería jurídica aprobada por el MEC. Desarrolla diversas actividades para cumplir con su amplio objeto social de “velar por la conservación en su ámbito salvaje de todas las especies de flora y fauna nativas del Uruguay”. Es una ONG reconocida por su combate al tráfico de fauna y a la caza ilegal, lo cual logró mediante fuertes campañas en prensa y redes sociales, charlas en todo el país y la permanente investigación y denuncias de casos. En el año 2018 presentó un fuerte informe a DINAMA que llevó a que se prohibiera por 2 años la caza de patos en Uruguay. La educación ambiental es otro pilar fuerte (charlas, conferencias y cursos), así como la limpieza de costas que realiza como miembro fundador de Movimiento Limpieza de Costas del Uruguay. Otras actividades desarrolladas: banco de semillas nativas, salidas de campo, participación, difusión y denuncias de temas ambientales, trabajo en favor de áreas protegidas, intervenciones sobre la fauna cuando esta corre peligro (rehabilitación, traslocaciones), control de flora exótica, plantación de flora nativa, seguimiento y registro de especies. Es importante destacar que todas sus actividades son realizadas en forma voluntaria por sus miembros, no contando la ONG con personal remunerado.