Consulado de la República Argentina fue condenado a resarcir a una funcionaria por despido abusivo

El asesor legal de la mujer, Juan Pablo Fleitas, explicó que su cliente trabajó durante varios años en el consulado y que fue despedida de un día para otro

El tribunal de apelaciones de trabajo de 4º turno confirmó el fallo que condenó al consulado de la República Argentina al pago de 65 mil dólares por el despido abusivo de una ex funcionaria de la referida oficinal consular.
El fallo del tribunal de alzada dejó firme la sentencia del juzgado letrado en lo civil de 9º turno de Maldonado.
El asesor legal de la ex funcionaria, Juan Pablo Fleitas, explicó que su cliente trabajó durante varios años en el consulado y que de un día para otro fue despedida a partir de un cambio de autoridades del mismo. “Es un caso lamentable”, explicó Fleitas, quien, además, sostuvo que su cliente debe aguardar que la representación consular se haga cargo de pagar la suma establecida por el Poder Judicial.
Una vez producido el cambio de autoridades consulares, la entonces funcionaria fue despedida por “notoria mala conducta” lo que significó que no tuviera acceso a la indemnización tarifada.

A la espera
“Todo esto le afectó su salud física y emocional”, explicó el abogado, como consecuencia de una serie de abusos laborales, maltratos y humillaciones. “La demanda dejó las cosas claras porque se ganó en las dos instancias”, indicó. “Ellos no pudieron probar la notoria mala conducta y nosotros pudimos acreditar que fue despedida en forma abusiva a raíz de los maltratos”, expresó.
“Ahora nos encontramos a la espera de que ellos cumplan con la sentencia”, agregó al explicar que la sentencia fue liquidada y que ahora solo falta que el consulado pague la deuda.
“Pero ellos ahora tienen inmunidad de ejecución, esto es la imposibilidad que tiene el Estado de adoptar una medida coactiva para que cumpla”, afirmó. Fleitas dijo que mediante el mecanismo de “execuatur” (cuando una sentencia dictada por un juzgado de un país puede ejecutarse en otro estado) su cliente puede iniciar un reclamo en los juzgados argentinos. Pero reconoció que debería hacerse cargo de una serie de gastos que demandaría tramitar el reclamo en la República Argentina,