“De narcos y otras menudencias”, por David Rabinovich

“Persecución del microtráfico en la LUC: 95% de quienes caen presas por intentar ingresar drogas a las cárceles son mujeres”. Con ese titular informa La Diaria sobre un drama que viven mujeres pobres que intentan introducir algunos gramos de droga a las cárceles y son detectadas en el ingreso a los establecimientos.

Para esos delitos “Las penas son inexcarcelables y van de cuatro a 15 años de prisión” mujeres que intentaron ingresar algunos gramos de ‘mariguana’ a la cárcel son condenadas -sólo por eso ‘intentarlo’- a un mínimo de cuatro años de prisión efectiva. Y no hay tutía.
Otra nota de la misma edición (29 de setiembre 2021), en el mismo diario, nos informa que “Justicia condenó a 24 meses de prisión a líder de banda de narcotráfico que vivía en La Tahona”. Sucede que “…en la zona de Baltasar Brum, se montó un operativo que culminó con la detención de nueve hombres y la incautación de 12 bolsos con 409 kilos de pasta base y tres vehículos que iban a utilizarse en el traslado de la droga hacia Montevideo.” El sindicado como líder de la banda, que además vivía en el exclusivo barrio privado, arregló con 24 meses, por ahora. Veremos cuando sale…
Por su parte El Observador consignaba, el 9 de febrero de 2021, que “Fiscalía pidió 15 años de prisión para (Martín) Mutio por vínculo con tráfico de 4,5 toneladas de drogas.” Repasemos: “Se llama Martín Mutio Ballester Molina, de 32 años de edad, es uruguayo, su familia es dueña de la reconocida bodega Santa Rosa” así lo presentaba El Eco digital (03/09/2019). Mientras que Infobae explica: “en un contenedor que salió desde Uruguay con soja se detectaron en el puerto de Hamburgo, que junto con la mercancía declarada había 211 bolsos deportivos. Tras la apertura de éstos se encontraron 4.200 paquetes con cocaína, pesando en total 4,5 toneladas cuyo destino era Amberes (Bélgica) como primera parada y Milán (Italia) como destino final.” Según el portal argentino las investigaciones se centraron en la empresa exportadora CSA de la que fueron detenidos sus titulares. Estos alegaron ser testaferros del real propietario, Martín Mutio. “Cuando Mutio fue indagado sostuvo que utilizaba testaferros porque todos los bancos lo tenían embargado, por lo cual no podía realizar ninguna actividad comercial. Pero el ahora procesado resultó que tenía a su nombre cinco empresas en Uruguay, y cuentas bancarias en España y Estados Unidos.” agrega Infobae.
Por último La Diaria del 13 de septiembre de 2021 informa que “El juicio oral será a fines de octubre; sobre el empresario pesa un pedido de condena de 15 años de penitenciaría.” Hasta donde se sabe, luego de algunos períodos en los que estuvo efectivamente detenido, otros en prisión domiciliaria, Mutio espera, en libertad, el resultado del largo proceso.
Unos son jóvenes empresarios, herederos de importantes capitales, otras son jóvenes, pobres y madres solas. La canción nos recuerda que “las penas y las vaquitas se van por la misma senda…”
“Según datos del Ministerio del Interior, este período de gobierno comenzó su gestión con unas 650 mujeres en cárceles. Actualmente hay 1.038 mujeres privadas de libertad.” Muchas son como “Dona Samer una mujer de 39 años que cometió un delito por primera vez: intentó entrar 56 gramos de marihuana al Comcar para un hombre que conoció por redes sociales. Le dieron una pena de cuatro años de prisión que fue apelada. Es madre de cuatro hijos que tienen dos, cuatro, nueve y 16 años. Todos duermen en una habitación de hotel prevista como refugio por el Ministerio de Desarrollo Social. Tras perder su trabajo formal, tuvo varios trabajos precarios e informales. Dona es la única que genera ingresos para la familia. (…) Dona Samer espera la apelación de su sentencia en la habitación del hotel que comparte con sus cuatro hijos.”
Hay que pensar y conversar mucho sobre crímenes y castigos, porque la prevención es siempre mejor que intentar remediar el daño, el castigo debe ser el último recurso, antes hay que generar condiciones de vida que no empujen al delito. Y cuando el delito es por avaricia y no por hambre… Cuando son quilos y no gramos…
“Tu deber es luchar por el derecho; pero el día que encuentres en conflicto el derecho con la justicia, lucha por la justicia.” Eduardo J. Couture, Los mandamientos del abogado.