Edil frenteamplista augura que la Economía nacional volverá a crecer a partir del año próximo

En base a “documentos del gobierno”, Leonardo Delgado aseguró que “el país retomará a partir del próximo año 2020, la senda del crecimiento económico firme”

En una exposición que tituló “El crecimiento económico vuelve a acelerarse en Uruguay a partir del 2020”, presentada antes de la devaluación del peso argentino de la pasada semana, el edil Leonardo Delgado aseguró que “el país retomará a partir del próximo año 2020, la senda del crecimiento económico firme”.
Basándose en análisis contenidos en el Informe Económico Financiero, que acompaña como anexo a la última Rendición de Cuentas del Gobierno Nacional, el legislador expuso sobre el nuevo -y pequeño- crecimiento del Producto Bruto Interno que se espera para este ejercicio 2019 y que todos los especialistas ubican en cifra menor al 1%.
Delgado señaló que la actividad de la economía uruguaya sufre la desaceleración conocida en los últimos cinco años aunque evidencia una gran resistencia a caer en la recesión, mantiene un nivel de crecimiento promedio anual muy satisfactorio para todo el período 2004-2019, y se desacopla de los avatares regionales más cercanos, lo cual “es un innegable fruto de las fortalezas construidas después de la última gran crisis de 2002 por las políticas macro económicas de los tres sucesivos gobiernos frenteamplistas”.
Además, expuso los motivos que -según el análisis del gobierno nacional “no controvertido por nadie-, explican las expectativas indudables de que en el próximo año 2020 la actividad económica retorne a un nivel de crecimiento del 2,6%. Detallando las cifras de la inversión que lo permitirán, destacó “el impulso a la inversión en infraestructura por obras como el ferrocarril central, el viaducto del puerto de Montevideo y las obras viales, y por la concreción de la nueva planta de UPM en Pueblo Centenario”.

Positivo
En particular, sobre esta última inversión, Delgado afirmó que no hay “una sola voz que niegue el efecto macroeconómico de esta inversión, el aumento inmediato del PIB a partir del año próximo y su proyección a los siguientes, las consecuencias dinamizadoras para el resto de la economía, el aumento de la recaudación del estado y los efectos directos en la creación de puestos de trabajo genuino en las etapas de construcción y de funcionamiento posterior”.
“Esto significa que se invierte el ciclo económico, que el Uruguay empieza nuevamente a crecer a tasas significativas, que se incrementan el empleo y el consumo, y que se crean las condiciones para resolver -de manera positiva, sin ajuste recesivo, mediante el incremento de la recaudación que se origina en el crecimiento de la economía-, algún problema transitorios como es el aumento del déficit fiscal”, señaló.
“Digamos de paso que el déficit fiscal, aunque ha crecido, no ha provocado que se baje la nota de calificación ni el grado inversor de la economía uruguaya, debido a que la restructuración de la deuda y el manejo de la misma por el gobierno frenteamplista ha permitido asegurar la financiación de ese déficit en el ciclo de bajo crecimiento, en tanto se creaban las nuevas condiciones que ahora aparecen por la vía del aumento de la inversión”, indicó.
Delgado afirmó que “una inversión del tamaño y la calidad de la de UPM no se consigue de casualidad. Sin negar el importante aporte de gobiernos anteriores debemos afirmar que solo la seriedad de la política macro económica de los gobiernos del Frente Amplio puede permitir la continuidad de este tipo de inversiones”.
“Pero además debemos afirmar que sólo las políticas frenteamplistas permiten crecer y distribuir los frutos del crecimiento: solo el Frente Amplio asegura crecimiento y distribución. Sólo el Frente Amplio podrá asegurar que se aprovecha el nuevo ciclo económico para seguir bajando los niveles de pobreza, erradicar la indigencia, eliminar las carencias de vivienda, y desarrollar la salud y las mejoras de la infraestructura productiva nacional junto con el incremento del nivel de vida de los uruguayos”, concluyó.