Partiendo de estudios que señalan los efectos nocivos de la pirotecnia sonora para los sectores más vulnerables de la población -ancianos, niños con trastornos del espectro autista y personas con sensibilidad auditiva- así como en animales, ediles nacionalistas del sector Unión y Cambio presentaron en la Junta Departamental un proyecto de decreto para que se prohíba el uso de este tipo de elementos.
En la fundamentación se establece que no proponen prohibir los espectáculos de luz y color, sino que se pretende priorizar estos aspectos por sobre los shows de sonido y así lograr una convivencia con respeto y educación.
El proyecto también prevé la aplicación de multas de entre 5 y 200 Unidades Reajustables para aquellos que incumplan con la prohibición de utilización, venta o exposición de productos pirotécnicos sonoros o artefactos de estruendo.