Las autoridades aguardan que la sudestada prevista para las últimas horas de este miércoles aporte una gran cantidad de agua salada y fría. Esto podría eliminar el afloramiento de cianobacterias que afecta a buena parte de la costa del departamento de Maldonado y del resto del país.
Según se informó, las cianobacterias se reproducen en un contexto de altas temperaturas en el agua dulce, en este caso aportadas al Río de la Plata por los ríos Paraná, Uruguay y diversos otros ríos y arroyos de cierta envergadura, como el arroyo Pando y el Solís Grande. El agua salada es el mejor antídoto contra las algas.
La presencia de este fenómeno natural se nota desde las primeras horas del martes en las playas del oeste del departamento de Maldonado. A medida que las horas transcurrieron las algas llegaron a las playas de Portezuelo y así sucesivamente hacia el este, desde las Grutas de Punta Ballena hasta el interior de la bahía de Maldonado.
Correo de Punta del Este siguió ayer a un equipo de laboratoristas de la Intendencia de Maldonado, cuyos integrantes tomaron muestras de agua y midieron su temperatura.
A medida que bajaban a la playa y luego de tomar las correspondientes muestras, los guardavidas apostados en el lugar colocaron la bandera roja con la cruz verde para advertir del riesgo sanitario existente en esa zona. A medida que fueron circulando hacia el este los dos técnicos, las banderas de los guardavidas cambiaron con la advertencia formulada por los técnicos.

Altas temperaturas
Las personas presentes en la playa constataron la presencia de los dos técnicos y se acercaron para interrogarlos por este fenómeno. Ambos funcionarios declinaron formular comentarios sobre su trabajo y se limitaron a señalar que forman parte del Laboratorio de la Intendencia de Maldonado.
Empero, se pudo confirmar que la temperatura del agua en todas las playas de la bahía de Maldonado superaba los 27 grados centígrados, un fenómeno inusual pero que explica la presencia de las cianobacterias.
La Intendencia se limitó a colocar las banderas rojas con cruz verde para advertir a los bañistas sobre la presencia de las cianobacterias. Desde el martes, cuando apareció este tipo de alga en las costas de Maldonado, ningún jerarca salió a informar sobre este asunto hasta que, a media mañana del miércoles, la directora de Medio Ambiente, Betty Molina, habló a medios locales. La estrategia de la autoridad apunta a no aumentar los problemas que sufre Punta del Este por los resultados de una magra temporada; se teme que la presencia de cianobacterias en las costas de Maldonado impacte en la decisión de veranear en la zona de los turistas argentinos.


Contenido publicitario