La Mesa Departamental del Frente Amplio de Maldonado, se reunió este lunes y “habiendo considerado la situación financiera de la Intendencia y las propuestas realizadas por el Partido Nacional al Frente Amplio referente a un nuevo fideicomiso, solicitando anuencias para endeudarse, cambios de plazo de deuda contraída”, emitió una declaración explicando, entre otras cosas, que no dará su anuencia para la iniciativa.
A juicio de la fuerza opositora, la administración nacionalista ha hecho un manejo dispendioso de los dineros públicos, ha aumentado el gasto en retribuciones personales y ha llegado a tener un récord histórico de déficit y endeudamiento, por lo que no sería criterioso permitirle aumentar su deuda. “Como decíamos en el documento presentado al Intendente en el mes de Julio, la ejecución del primer ejercicio presupuestal 2016, y todo lo que se puede observar en lo que va de los ejercicios 2017 y 2018, comprueba ese rumbo ya anunciado en la discusión del presupuesto quinquenal”, dijo la declaración.
Y agregó: “Lo reafirmamos en la discusión de la Modificación Presupuestal: ‘En un departamento que necesita seguir creciendo, y con una recaudación departamental que crece -sobre todo en base a los aumentos de la Contribución Inmobiliaria y los reaforos-, baja la inversión pública y aumenta el gasto en Servicios Personales –convirtiendo a la Intendencia en una agencia de ascensos y colocaciones de su partido político- y aumenta el gasto en el resto del funcionamiento –crecientes cifras de intereses, intolerables cifras de publicidad como hemos visto. No hay ninguna casualidad en que la gestión de los dos años 2016 y 2017 sea tan parecida: se trata de un modelo que ya se implementó entre 2000 y 2005 y que repite las mismas políticas’.”

Récord
El FA también declaró que el endeudamiento comunal “que anualmente rompe su propio récord histórico y ha crecido cada año del gobierno del Partido Nacional -superando los 2.167 millones de pesos al fin del 2017 y seguramente superando esa cifra al fin del 2018 y tendiendo a acercarse a la capacidad máxima autorizada que ronda los 3.000 millones de pesos (más de 90 millones de dólares)-, es la simple consecuencia de esa política”.
“El Gobierno del Partido Nacional tiene la posibilidad en función de que tenga la voluntad política de redireccionar los recursos surgidos en el aumento del gasto en servicios personales debido al aumento en cargos de confianza, el aumento de las subrogaciones y tareas distintas al cargo que son ascensos encubiertos, los ascensos a dedo, las contrataciones y recontrataciones y las designaciones directas del Intendente por el art. 30 del presupuesto y solucionar en un muy corto plazo (al contrario de los tiempos que llevar un fideicomiso) los reales problemas de la población como por ejemplo la regularización de los padrones de Maldonado Nuevo, solucionar las deudas de las tierras relacionadas a las cooperativas frente a la terminal y el resto de las obras propuestas en el documento del Partido Nacional. Por lo anteriormente mencionado, la Mesa Política del Frente Amplio decide por unanimidad no habilitar nuevas líneas de crédito para el endeudamiento a largo plazo”, señaló.

Diálogo infructuoso
Por su parte enterado de la negativa Rodrigo Blas agradeció que el FA le haya comunicado la decisión adoptada antes de hacer pública. Dijo que hay un camino de diálogo infructuoso, pero que “hay que seguir explorando… Estamos esperando la respuesta también del Partido Colorado, más allá de que con el Partido Colorado sólo no nos dan las mayorías”.
El edil blanco agregó que la respuesta del FA le resulta “inapropiada, mezquina y no se ajusta a la realidad. “Pensamos, sinceramente, que el FA en algún momento se iba a hacer cargo por lo menos de parte de desastre financiero que dejó en la Intendencia”, señaló. Agregó que, sin entrar a discutir el déficit, cuando asumió este gobierno había 60 millones de deuda bancaria. Además, dijo que quedó al fin del período anterior la recomendación de una auditoría de tomar deuda a largo plazo por 50 millones de dólares. “Entonces, resulta que perdieron y no se hacen cargo de nada de eso… Pero tampoco se hacen cargo de una serie de obras del departamento que están más agudas porque durante los 10 años del gobierno del FA no se atendieron”, afirmó.
Consideró que, si bien desde el punta del vista político, cada uno puede dar la respuesta que se le antoje, “el mensaje es equivocado para la población… No me hago cargo de nada, que se arreglen como puedan y me importa poco Maldonado”. También destacó que “no es un disparate” lo que se gasta en publicidad, como para decir que con esos rubros se pueden efectuar las obras reclamadas. Dijo que de 2012 a 2014, en el gobierno del FA, se gastó “un 0,64 del presupuesto municipal. Y de 2015 a 2018, gobierno del Partido Nacional, el gasto es de 0,63. Es prácticamente igual”, subrayó. También expresó que lo destinado a sueldos “es menor o igual” que lo que gastaba el FA en su momento.
Opinó que la coalición trata de poner “un manto de olvido” sobre “su desastrosa gestión”. Por otra parte, destacó que ya informó a Antía sobre esta situación y dijo que, pese a esto, hay tranquilidad “porque en la situación de hoy tenemos igual nos permite hacer un buen gobierno. No es bueno trabajar asfixiado. Pero que la administración del Partido Nacional va a terminar con bombos y platillos… Bueno, hay cosas que no se van a poder hacer”, admitió.

Contenido publicitario