El turismo cannábico desembarcó en La Barra con la inauguración de “Kaya Herb House”

El emprendimiento une a la marihuana con la moda, el arte, la gastronomía y hasta una clínica de cannabis medicinal y endocabinnología

Dos de los principales actores globales en el comercio del cannabis, “Higher Standards” y “Oracabessa Ventures Limited” desembarcaron en la zona. Días atrás abrió sus puertas en La Barra “Kaya Herb House”, que surge a partir de la unión de estas dos conocidas marcas con una parte local. Se trata de la primera sucursal en el exterior del mítico local del mismo nombre ubicado en el balneario Ocho Ríos de Jamaica. Los emprendedores apuntaron a la zona pese a las limitaciones impuestas por la pandemia. Y además de Kaya Herb House, que es su buque insignia, abrirán dos tiendas más, una en José Ignacio, en el complejo Casagrande donde habrá un Kaya Café y una pop–up store de la firma Higher Standars. Y un tercer emprendimiento en Portezuelo, en el complejo Medio & Medio.
Las dos firmas globales apuntaron a Punta del Este por su condición de balneario de lujo, ubicado, además, en el primer país en el mundo en legalizar el consumo de cannabis.
Frederick Ulrich Larsen es el director general de la propuesta para Uruguay a partir de una iniciativa que diseñó la firma “Quantum Ventures”, la casa matriz de “Oracabessa”. A la propuesta se sumó “Higher Standards” y no demoró mucho tiempo hasta encontrar la contraparte uruguaya para concretar el ambicioso proyecto.

Multiespacio
“En La Barra tenemos un espacio con varias propuestas. Por un lado, gastronomía con un toque musical afro, indi y reggae a partir de un escenario al aire libre. Apuntamos a ir armando ciclos de música con artistas uruguayos, algo que quedó en suspenso por las decisiones adoptadas por el gobierno a partir del impacto de la pandemia”, explica Larsen.
“También tenemos una galería de arte con la exposición Magia de la fotógrafa Lelen Ruete. La propuesta de Lelen es impresionante porque retrata cultivos y además está inspirada en Marie Laveau, la reina del vudú de Nueva Orleans”, agregó.
“En nuestra tienda Kaya Herb House se pueden encontrar las mismas prendas, libros y artículos relacionados con el consumo de cannabis que tiene la casa central en Ocho Ríos de Jamaica. Tal el caso de los clásicos bong o pipas de agua, vaporizadores de muy alta gama o las sofisticadas máquinas para hacer infusiones de cannabis”, describió Larsen.
En el mismo lugar se encuentra el centro gastronómico Toledo, un bar de tapas que funciona desde el amanecer hasta la medianoche. El complejo de La Barra, asimismo, tiene habilitada una clínica Q2 a cargo de la médica Fernanda Coutinho. “Es una clínica de cannabis medicinal y de endocabinnología. Nuestra médica atiende y luego lleva adelante un seguimiento, también puede recetar los medicamentos a base de cannabinoides que se pueden comprar en las farmacias. Es una forma de acceder a un tratamiento con cannabis medicinal a cargo de un experto”, explicó.

El club
En un lugar separado y con estrictas normas de seguridad se encuentra el club, a cargo del maestro cultivador Juan Vaz y cuya actividad es regulada por el estado uruguayo a través del IRCCA, el Instituto de la Regulación y Control del Cannabis. “Es un club con conserjería, de alto nivel, manejado por alguien con más de treinta años de experiencia en el tema. Como marca la ley, solo pueden ingresar los miembros del local. Nadie más, ni siquiera a mirar. La legislación establece que solo se admiten aquellos que están matriculados, inscriptos en el mismo”, sentencia Larsen.

Fotos: @ana_grucki