Luego de treinta y tres años de trámites, presentaciones y demás, un expediente judicial llegará a su fin. El último esqueleto de la avenida Roosevelt de Punta del Este tiene fecha de vencimiento: 6 de abril de 2021. Ese día, el predio que albergó al fracasado proyecto de las torres Eiffel I y Eiffel II será rematado en una subasta judicial. Junto al predio serán rematadas también las dos estructuras de hormigón que se llegaron a construir.
El edificio comenzó a definirse a partir del boom de la plata dulce argentina generado a fines de los años setenta durante la dictadura militar que gobernó ese país. El fenómeno de la plata dulce impactó en Punta del Este al transformarse en la mayor inversión inmobiliaria que recibió el departamento de Maldonado en toda su historia. Habría que esperar el nuevo siglo para que Punta del Este viviera un boom mayor, que fue el registrado entre el 2005 y el 2011.
Ahora, una vez definido el remate, la avenida Roosevelt dejará de tener esqueletos de edificios que están desde fines de los setenta y comienzos de los ochenta. Los anteriores fueron el esqueleto de la entonces Torre Suiza que dio paso luego a la Torre Yoo y la torre ubicada en la intersección de la avenida Roosevelt con la calle Mauricio Litman cuyo esqueleto fue comenzado por los desarrollistas argentinos de apellido Tawil. Ese esqueleto fue comprado en pública subasta por el estudio Weiss Mora Weiss para levantar el complejo Ocean Drive Country.

Proyectos truncos
Uno de los esqueletos tiene veinte pisos de altura con una superficie edificada de 13 mil metros cuadrados. El otro es un esqueleto de cuatro plantas. El proyecto inicial era de dos torres de veinte pisos con locales comerciales en su planta baja, las áreas comunes y las correspondientes cocheras.
El predio tiene una superficie de 5.037 metros cuadrados de superficie construida sobre la margen norte de la avenida Roosevelt. La superficie edificada hasta el momento de 13.067 metros cuadrados. La actual ordenanza fija un FOT –acrónimo de factor de ocupación total- de más de cinco veces la superficie. El futuro comprador, entonces, podría pedir algún tipo de excepción para terminar de construir.
Si bien el rematador informó que según los antecedentes existe un permiso de construcción concedido por la Intendencia de Maldonado de dos torres de veinte pisos de altura, locales comerciales y cocheras, la norma de construcción establece que en Maldonado los permisos de construcción quedan vigentes hasta pasados los seis meses de concedidos por la administración municipal. Por lo que trascendió en las últimas horas, el predio generó una deuda de 379.330 pesos por el no pago del impuesto de Primaria.
El edificio cuenta con parámetros para alcanzar los máximos permitidos sobre la avenida Roosevelt. Empero, al igual que el complejo de la dieciséis de la misma avenida se espera que el proyecto nuevo contemple una nueva definición de cada planta, ya que el proyecto inicial apuntaba a apartamentos más grandes. Sucede que el mercado no genera clientes para este tipo de plantas amplias que sí existen en primera fila. Entonces se aguarda un cambio para proyectar unidades de menor superficie más acordes con la realidad del mercado.