El Magistrado penal de turno dispuso la condena de una mujer de iniciales C.F.G.S. de 35 años, como autora penalmente responsable de un delito de desacato en reiteración real, con un delito de daño de dispositivo electrónico, a la pena de 15 meses de prisión y de 130 UR con las siguientes condiciones: el primer mes guardar arresto domiciliario total; el resto de la pena residir en un domicilio específico; prohibición de acercamiento y comunicación a 500 metros de la víctima y de su domicilio, con porte de tobillera.
C.F.G.S. fue denunciada por violencia doméstica en la Unidad competente de Piriápolis y realizadas las actuaciones de rigor, la justicia dispuso entre otras medidas que debía usar una tobillera electrónica. Una vez colocado el dispositivo la mujer se encerró en el baño, rompió el aparato con un cuchillo, se lo quitó y lo tiró al inodoro. Constatados los daños, los agentes pusieron al tanto de la situación a la justicia penal de turno.

Contenido publicitario