La situación del complejo Enjoy se complica día a día luego de que el gerente general Rodrigo Larrain anunciara esta semana la intención del grupo de capitalizar su deuda de unos 465 millones de dólares. El ejecutivo mantuvo esta semana un encuentro con medios trasandinos donde reveló que parte de la estrategia del grupo pasa por buscar fondos que permitan capitalizar la deuda que tiene con bonistas tanto chilenos como extranjeros. Además, en ese encuentro Larrain aseguró que la firma Baluma SA –propietaria del hotel de Punta del Este y garantía de los bonos por 195 millones de dólares- no está a la venta.
Empero, los comentarios de Larrain dejaron algunas dudas porque, entre otras cosas, aseguró que el accionista mayoritario de Enjoy, el grupo Advent, no aportaría los fondos para la capitalización.
Además, el propio ejecutivo adelantó que para el mes de julio se vencerán las garantías que debe mantener para poder explotar cuatro de los cinco casinos municipales de Chile.

Portazo
Los comentarios de Larrain provocaron la reacción de los tenedores de bonos emitidos por Enjoy los que, según el diario chileno La Tercera, le pegaron “un portazo” a la oferta. “Aseveran que la idea de canjear el 75% de la deuda fue ofrecida a un precio de alrededor ocho veces el actual y que, tanto el fondo norteamericano como los Martínez, casi no se diluirían. Piden recursos frescos, como lo están haciendo los accionistas de Latam Airlines”, indicó el mencionado medio trasandino.
“Los mayores accionistas de Enjoy son Entretenciones Consolidadas SpA -una firma perteneciente al fondo de inversión Advent Latin America Private Equity Fund VI Limited Partnership (“LAPEF VI”)- que tiene un 34,4% de la propiedad, y la familia Martínez Seguí, que, a través de dos vehículos de inversión, ostenta el 26,12%. Ambos grupos, tanto el fondo de origen norteamericano como la familia chilena, tienen un pacto de accionistas -sin actuación conjunta- a través del cual controlan la compañía”, informó La Tercera.
La capitalización de la deuda, tal como lo presentan los propietarios del paquete mayoritario, implicaría que su posición en la empresa casi no se diluiría, casi como que otros financien a la empresa a costo cero para sus actuales propietarios.
“Sin embargo, esta propuesta de capitalización de deuda ya la hizo el fondo Advent a los acreedores de la reestructuración hace algunos días. En particular, conocedores de las negociaciones detallan que la firma de capital privado habría ofrecido canjear el 75% de la deuda valista en acciones. Fue ahí donde se topó con fuerte ‘no’ de los acreedores locales, debido a que el precio ofrecido lo estimaron ‘ridículamente alto’ -ocho veces el precio actual-, lo que implicaría muy poca dilución en la estructura de la propiedad de Enjoy por parte de Advent y los Martínez, que quedarían prácticamente con el mismo 60% de la compañía”, sostuvo.

Sin abrir
Estas idas y vueltas, que no solucionan el tema de la reorganización de la deuda vía judicial, preocupan en el país porque hasta tanto no se defina, es casi seguro que el complejo de Punta del Este no abrirá sus puertas. Una causa más para tenerlo cerrado, que se suma a la decisión de sus ejecutivos de permanecer sin trabajar hasta tanto no se abran las fronteras tanto con Argentina como con Brasil. Además, el hotel de Punta de Este necesita una millonaria cifra en dólares para poder reabrir sus puertas, dinero que la casa matriz tiene para enfrentar su concurso judicial. “Fuentes cercanas a este proceso aseguran que tanto tenedores de bonos locales, que totalizan alrededor de US$ 170 millones -donde destacan firmas como EuroAmerica y Banchile-, e internacionales que alcanzan unos US$ 195 millones y donde resalta Moneda Asset Management, le habrían hecho ver a Advent que su postura era poco presentable. En el caso de la deuda internacional la idea del fondo internacional es aplazar los pagos que ya están garantizados. Los bonistas locales no tienen garantías”, informó La Tercera

1 COMENTARIO

Comments are closed.