La justicia identificó al sujeto que entregó una escultura robada en el complejo La Azotea de Haedo a una casa de subastas de Montevideo, lugar donde fue reconocida por un funcionario municipal quien que advirtió del hecho a las autoridades de la Intendencia de Maldonado.
El autor del robo cumple prisión preventiva por la comisión de otro delito cometido en otro departamento. El caso se encuentra bajo investigación de una fiscalía de Maldonado la que, hasta ahora, no pidió la formalización del individuo ante el juzgado correspondiente.
La obra fue adquirida por un coleccionista que pagó una suma no precisada pero que, alertado por la propia casa de subastas, acordó la entrega de la citada escultura.
La casa de subastas, notificada de lo ocurrido, la devolvió a la Intendencia.
¿Qué sucedió?
Un funcionario de la Intendencia de Maldonado detectó que la estatua en cuestión
se encontraba en la primera página del catálogo de una muestra de obras de arte elaborado por la referida casa de subastas de Montevideo y tenía un precio base de 9 mil dólares con un valor estimado entre 10 mil y 20 mil dólares.

En catálogo
Se trata una obra del artista compatriota José Luis Zorrilla de San Martín (Montevideo 1891-1975) denominada “estatua ecuestre de Aparicio Saravia” en bronce con una pátina marrón y verde y luce la firma del artista en su base. Se trata de una versión a escala de la misma escultura monumental de la obra que se encuentra emplazada en el espacio público determinado por las avenidas Luis Alberto de Herrera y Millán de la capital de la República.
Luego de realizados los chequeos correspondientes, el funcionario advirtió a sus superiores de la existencia de la citada obra en el catálogo de ventas. Otro funcionario municipal se constituyó en el predio de La Azotea de Haedo para confirmar que la obra en cuestión no se encontraba donde debía estar.
El director general de Cultura de la Intendencia de Maldonado, Jorge Céspedes, se presentó en la seccional Primera de Maldonado a los efectos de radicar la denuncia penal correspondiente por la falta de la citada escultura. El autor del robo no tuvo mejor idea que lijar la pátina que recubría la obra de arte lo que en los hechos resultó en un daño a la misma.
Por esta razón la “estatua ecuestre de Aparicio Saravia” se encuentra en exhibición en el quinto piso del edificio sede de la Intendencia Municipal de Maldonado. No se descarta que la escultura sea sometida a un trabajo de reparación por parte de un experto para devolver la pátina original.