Fosara SA cuestiona que la banca de Quinielas facture U$S 500 millones y no pague canon

Pablo Monsuárez, principal asesor jurídico de la firma participó en una audiencia celebrada en la comisión de hacienda del Senado; “no hubo licitación pública y se le concedió el canal presencial. No pagan canon y el resto sí. El Enjoy paga canon, Cipriani lo va a pagar, Codere paga canon. Todo el mundo paga canon, como corresponde”

El principal asesor jurídico de la firma Fosara SA cuestionó que la Banca de Cubierta Colectiva de Quinielas facture 500 millones de dólares anuales y que no pague un solo dólar al estado por explotar el negocio de las apuestas.
“No tengo nada en contra de la Banca ‒lo aclaro por las dudas‒, salvo el hecho de que no paga canon de nada. Como uruguayo no estoy de acuerdo con eso. ¡No paga canon! Factura USD 500:000.000, pero no paga canon. Paga cero pesos de canon, mientras hacemos un fondo coronavirus. Nos esforzamos ‒es un esfuerzo bien hecho porque la causa lo vale‒, pero todavía quedan algunos bolsones poco comprensibles para los ciudadanos comunes como nosotros, exclamó el abogado Pablo Monsuárez ante los senadores integrantes de la comisión de hacienda de la Cámara de Senadores.
Este planteo fue efectuado el pasado 5 de mayo en una audiencia celebrada en la comisión de hacienda del Senado donde comparecieron, además del propio Monsuárez, los abogados Andrea Oliva y Daniel Torres.
Los tres asesores legales del empresario italiano Giuseppe Cipriani concurrieron a la citada comisión para dar su punto de vista sobre el proyecto de ley que busca regular el juego online de casinos.
Como informó Correo de Punta del Este dos años atrás, la firma Fosara SA presentó sendos recursos administrativos contra dos resoluciones adoptadas por el director de quinielas de la administración del presidente Tabaré Vázquez en el mes de febrero de 2020, apenas unos días antes del cambio de mando presidencial que concedieron, sin un procedimiento competitivo, la explotación del juego online de casinos.

Diferencia
La administración del presidente Luis Lacalle envió el año pasado un proyecto de ley que regula la explotación de los juegos online de casinos.
“El proyecto de ley regula los juegos de casino online, no los juegos de azar online. Esa primera diferencia nos lleva a afirmar que, en nuestra opinión, el proyecto de ley está incompleto. Si bien es un avance, no regula todo el sistema y, entonces, a nuestro juicio, va a tener algunas consecuencias positivas y otras seguramente negativas”; sostuvo Monsuárez.
“Al regular los juegos de casino online, los pone en manos de la Dirección General de Casinos y deja el resto de los juegos de azar online en manos de la Dirección Nacional de Loterías y Quinielas, que en realidad no tiene competencias para hacerse cargo del resto de los juegos. De acuerdo con el Decreto Ley n.º 17516, ejerce el monopolio del juego de quinielas respecto de todo juego que se apoye en aquel o determine sus resultados u otorgue premios con relación a sus sorteos. Nada de eso sucede con los juegos de azar. O sea que, a nuestro juicio, la Dirección Nacional de Loterías y Quinielas no tiene competencias para entender en el resto de los juegos de azar en línea o virtuales”, agregó.

“Escándalo”
“Si a eso le sumamos la existencia de tres resoluciones, que para mí son la piedra del escándalo de todo este asunto, creo que se completa un panorama que no le va a hacer bien al sistema de juego. Hay tres resoluciones que fueron dictadas en enero de 2020, febrero de 2020 y abril de 2020 por la Dirección Nacional de Loterías y Quinielas. En las tres resoluciones se le da el juego online entero a la empresa Banca de Quinielas. Esa es la verdad; no hay otra realidad que no sea esa. No tengo nada en contra de la Banca ‒lo aclaro por las dudas‒, salvo el hecho de que no paga canon de nada. Como uruguayo no estoy de acuerdo con eso. ¡No paga canon! Factura USD 500:000.000, pero no paga canon. Paga cero pesos de canon, mientras hacemos un fondo coronavirus. Nos esforzamos ‒es un esfuerzo bien hecho porque la causa lo vale‒, pero todavía quedan algunos bolsones poco comprensibles para los ciudadanos comunes como nosotros”, agregó.
“Creo que este es el momento de regular eso. Hay que regular el sistema de juego, especialmente una nueva realidad como el juego de azar online. Tenemos que hacer una reforma parcial. Si bien lo veo como un avance, no me parece algo que pueda solucionar un tema, atraer inversiones, generar protección contra la ludopatía y otras cosas. Pienso en algo integral para no dejar jirones que van quedando ahí y necesariamente el sistema se vuelve inconsistente. Es difícil explicar a los inversores extranjeros por qué hay tres resoluciones como esas; en realidad, es imposible porque no se entiende. Genera diferencias en los aportes y obligaciones porque unos van a operar bajo la Dirección General de Casinos y pagan un canon, como corresponde, porque el Estado uruguayo tiene un monopolio en juego, otorga el permiso para la explotación de un juego a cambio de un canon; si fuera gratis, yo sería el primero en ponerme en la fila a ver qué pasa. Conceptual o filosóficamente yo no estoy de acuerdo con que no se pague porque lo que el Estado está haciendo es conceder una actividad monopólica que reservó para sí a un particular porque el resto de los particulares, inclusive los trabajadores, pagamos IRPF. Hay gente que no paga o paga renta, pero no canon. No entiendo por qué. El problema es que deberían pagar canon porque son actividades monopólicas reservadas al Estado. El resto no tiene esa suerte. Pienso que debería aprovecharse para derogar las tres resoluciones. La primera, de enero de 2020, no solamente concede todos los juegos a la empresa Banca de Quinielas, sino que lo hace gratis, o sea, sin una inversión a cambio. Tampoco existe un porcentaje de canon”, indicó.
“Entonces, no hubo licitación pública y se le concedió el canal presencial. No pagan canon y el resto sí. El Enjoy paga canon, Cipriani lo va a pagar, Codere paga canon. Todo el mundo paga canon, como corresponde”, enfatizó.

Vázquez
El asesor legal de Fosara SA recordó el proceso histórico que terminó con el desembarco de Cipriani con la compra del predio de la manzana 815 mediante el desembolso de más de cincuenta millones de dólares.
“Esto comenzó en 2019, durante la presidencia del doctor Vázquez, cuando vino el Grupo Cipriani. Su responsable, el señor Giuseppe Cipriani, me manifiesta el interés de llevar a cabo su proyecto. Le comento que el canal natural de ingreso de un proyecto así es a través de Presidencia. Se le solicitó, entonces, una reunión al doctor Vázquez que, muy amablemente, la concedió. Fuimos a la residencia de Suárez, se le planteó puntualmente cuál era la idea y él dijo que la veía muy bien, que se planteara por escrito. Así se hizo. Desde un inicio, se planteó absolutamente todo: el casino presencial con licencia de juego de azar online, el hotel –el Proyecto Real Estate– y las torres. El doctor Toma nos contestó, por escrito –mejor dicho, le contestó al inversor; yo soy un uruguayo común y corriente–, que sí a todo siempre y cuando se siguieran los mecanismos legales correspondientes. Y que en cuanto al casino online o al juego de azar online, Uruguay no había otorgado aún ese tipo de licencias y que cuando lo hiciera, lo iba a hacer por licitación pública. Así empieza el proceso”, recordó Monsuárez.
“Cipriani me dice: «Muy bien, con esta respuesta del Estado uruguayo, yo avanzo en el casino presencial». Y así se hizo. Luego, se hizo otra licitación, a la espera de la licitación pública por el juego de azar online, que no nunca llegó. En 2020 llegan tres resoluciones. Soy abogado desde hace mucho tiempo y hay muchas cosas que son discutibles, pero en general, respecto al juego de azar online, para la banca no queda mucha duda, hay que hacer un esfuerzo demasiado grande. No creo que sea una inversión de tiempo demasiado positiva ponerse a discutir sobre eso. Esa es la realidad. Entonces, esto fue planteado así desde el mismo inicio. No fue un mordiscón de mitad del camino. No, fue algo armado y planteado con seriedad desde el inicio y luego llegó a donde estamos hoy. Hubo una serie de circunstancias que acaecieron”, agregó. “El Grupo Cipriani pone USD 50:000.000 –que pasan por cuentas bancarias que conocemos; no es una historia que me están haciendo, sino que estoy diciendo lo que sucedió porque tengo conocimiento directo de ello– en la tierra, en el pago de honorarios del arquitecto Viñoly, etcétera, etcétera. Llega un punto en el que el Grupo Cipriani dice: «Perdón, pero si la idea inicial era la licitación pública y terminamos en enero del 2020 con resoluciones que unilateralmente le otorgan a un competidor» –cualquiera sea; no quiero personalizarlo– «de manera gratis, directa, acá tenemos un problema; la inversión tiene un problema». Bueno, en eso estamos”, enfatizó.

“Las Vegas”

Monsuárez reveló, en la referida sesión de la comisión de hacienda del Senado, que el grupo Cipriani no se limita solo a brindar servicios de gastronomía y de alojamiento. También explota un casino en Las Vegas.

San Rafael
“Si me permiten, me voy a extender un poquito sobre el Grupo Cipriani. En realidad, es un grupo que se dedica a la gastronomía, y es la cuarta generación que está en ese rubro. En lo personal, he tenido la oportunidad de ir a algunos lugares en donde están ellos. Recientemente, abrieron un hotel en Manhattan, Nueva York –al que tuve la suerte de ir–, que está en un lugar excepcional, histórico. Con respecto a la demolición del hotel San Rafael, éste no estaba protegido como bien patrimonial. Lo que sucedió fue que el hotel tenía problemas muy importantes –dicho por los informes– y, además, estaba el tema del tamaño de las habitaciones. Hoy en día no hay hotel de categoría que pueda resistir habitaciones de tres por tres o de cuatro por cuatro”, afirmó.
“Como decía, es un grupo que se dedica a la cocina de alta categoría, al alojamiento de alta categoría y, además, incursiona con hoteles en Las Vegas. Tiene parte de un casino con un operador de Las Vegas –lo quería aclarar– que evalúa venir a Uruguay.
Lo que hay que entender con respecto a las evaluaciones sobre venir a invertir a Uruguay –transmito mi experiencia personal, porque es importante–, es que cuando uno va por el mundo vendiendo a nuestro país, abre la carpetita para mostrar qué pasa en Uruguay y empieza a charlar, la verdad es que no resulta fácil. Uno tiene enfrente –como en este caso puntual– al posible inversor y a distintos asesores que le preguntan cómo está el tema de las habilitaciones para el edificio, para el casino –ahí sale el asesor del casino–, qué tipo de licencias se necesitan. Ahí es donde uno empieza a patinar feo, porque no hay forma de explicarlo. También preguntan quiénes son los competidores y cómo está el mercado. Generalmente, la gente ya sabe lo que está preguntando porque averiguó antes; simplemente chequea con uno. Pero cuando uno dice que el juego online está pero no y habla de las tres resoluciones, bueno, es muy difícil que la gente, los inversores, vengan. Se hace muy difícil, muy complicado”, expresó.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre