El gobierno desarrollará un plan para apoyar a la Primera Infancia. De forma anual el Ejecutivo destinará US$ 50 millones para atender de forma directa a niños y niñas de 0 a 3 años de sectores vulnerables. Según indicaron las autoridades del Poder Ejecutivo, uno de cada cinco niños de entre 0 y 3 años se encuentra en situación de pobreza monetaria; el 60% de los niños en ese rango etario nacen y viven en hogares ubicados en los dos quintiles inferiores de la distribución del ingreso, con problemas de alimentación, vivienda y educación; además, 35.000 de los menores de 0 a 3 años pertenecientes al primer quintil de ingresos no concurren a un centro educativo.
El plan abarcará diferentes instituciones que trabajarán de forma interdisciplinaria. Con esta propuesta se harán transferencias orientadas a la compra de alimentos y productos básicos. Además, se llevarán a cabo programas de acompañamiento familiar, se aumentará la cantidad de centros CAIF y se ampliará la cobertura de salud.
En un comunicado emitido por los ministerios de Desarrollo Social, Economía y Finanzas, y Vivienda y Ordenamiento Territorial se expresó que está iniciativa “es la prioridad del Presupuesto Nacional y por lo tanto el foco de los recursos de esta Rendición de Cuentas se destinan a dicho programa”.
Este proyecto tiene como objetivo potenciar el desarrollo infantil, por eso el foco se pone en una etapa de gran importancia para el futuro de los pequeños. “El futuro de los niños está en gran parte determinado por circunstancias sobre las que no tienen control alguno. Una política pública que enfrente ese desafío es la apuesta más fuerte hacia un crecimiento económico sustentable y
que beneficie a sectores cada vez más amplios de la población”, indicaron desde el Poder Ejecutivo.
El grupo coordinador de esta iniciativa se integra por el Ministerio de Desarrollo Social, el Ministerio de Economía y Finanzas, Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) y la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

Bono Crianza
La primera de las medidas será implementar el “Bono Crianza”, una transferencia de $ 2.500 mensuales para mujeres embarazadas y menores de edad desde el momento del nacimiento a los cuatro años de edad. Estas transferencias se acompañarán con un programa de seguimiento a las familias en aspectos socioeducativos, de crianza, alimentación y otros temas.

Fortalecer el acompañamiento
Por otro lado, se fortalecerán los programas de acompañamiento a las familias que tengan a cargo menores de 0 a 3 años de edad. Esto se hará a través de visitas domiciliarias y tele asistencia. En el asesoramiento se pondrá énfasis en las prácticas de crianza, el desarrollo infantil, las prácticas alimentarias, los controles de salud, la articulación con la oferta educativa, y el acceso a servicios y prestaciones.

Más oferta educativa
Se ampliará la oferta educativa y la cobertura de educación en nivel inicial a través de los centros CAIF. También se trabajará en el apoyo integral a las familias y se buscará fortalecer la calidad de los centros. En los CAIF se crearán Unidades de Atención, grupos de nivel 1, 2 y 3, que se desarrollarán según la demanda y en coordinación con ANEP.
Además, se extenderá la oferta de Becas de Inclusión Socioeducativas (BIS), mediante las cuales el Estado financia el acceso a centros privados a quienes no tienen cerca de su casa un CAIF o jardín.

Atención a la salud
Por otro lado, con esta iniciativa se buscará mejorar la atención integral en la salud de los niños y las niñas, generando acciones de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos. En este caso se hará hincapié en varios puntos.
Se crearán las Casas del Desarrollo de la Niñez, donde se harán tratamientos a niños con alteración del desarrollo, que anteriormente solo contarán con un diagnóstico y seguimiento. Se profundizará el acceso a los programas de salud sexual y reproductiva, en los que se abordarán temas como la planificación familiar, la captación precoz del embarazo y el estímulo a los controles. Finalmente se llevarán a cabo capacitaciones para la identificación precoz de situaciones de violencia basada en género y generaciones.