La Parada 1 de la playa Brava, a la altura de la icónica escultura “La Mano”, fue el lugar donde los integrantes del servicio de guardavidas de Maldonado concretaron la mayor cantidad de rescates durante la temporada culminada el pasado domingo.
En ese lugar, complicado para cualquier bañista, se realizaron diez rescates. A menos de quinientos metros de distancia hacia el este, en la playa “La Olla”, fueron rescatadas nueve personas, la segunda mayor cantidad detrás de los ocurridos frente a “La Mano”. En total, fueron cuarenta y seis los rescates registrados a lo largo de la playa Brava de Punta del Este. Hacia el sur, en la primera playa oceánica a partir del inicio del Rio de la Plata –la denominada Playa de los Ingleses- fueron seis los rescates.

Totales
En la zona oeste fueron sesenta, en La Brava 2 once, en José Ignacio dos y en Playa Mansa treinta. En diciembre fueron tres los rescates que necesitaron de la presencia de unidades médicas de emergencias. En enero fueron otros tres y en febrero cuatro. Los rescates en la temporada 2020/2021 fueron ciento sesenta y uno con diez claves rojas, cincuenta y cinco asistencias en tierra, treinta asistencias en el agua, seis niños perdidos y en cincuenta y tres ocasiones los guardavidas apostados en sus respectivos lugares de trabajo se hicieron cargo de disolver aglomeraciones.
Los datos fueron aportados por Carlos Curbelo -uno de los coordinadores del servicio de guardavidas- a la emisora Fm Gente.
“El balance es positivo”, dijo Curbelo al referirse al trabajo efectuado en la temporada finalizada el pasado domingo.

Aglomerados
Ahora los coordinadores se abocarán al trabajo de armado del plan de trabajo de la repartición para ser incluido en el presupuesto quinquenal de sueldos, gastos e inversión para el quinquenio en curso.
Durante la temporada, el servicio contó con doscientos cincuenta y seis funcionarios desplegados en ochenta y seis puestos de vigilancia en la costa del departamento de Maldonado.
Curbelo dijo que a las tareas habituales que deben llevar adelante los guardavidas en esta temporada se sumó la de disolver las aglomeraciones que pudieron armarse en los lugares de playa.
“La afluencia de púbico uruguayo, con muchos que llegan desde lugares donde su contacto con el agua es diametralmente distinto que lo que sucede en las costas esteñas”, complica el trabajo en materia de intervenciones y de los rescates que deben cumplirse en los puntos de trabajo de los guardavidas, explicó Curbelo.