La justicia dispuso la internación compulsiva en el Hospital Vilardebó de un hombre de 29 años de edad poseedor de antecedentes penales. El sujeto es quien en los últimos días cometió extraños desmanes en la localidad de Aiguá. Por ejemplo, desenterró los huesos de un sacerdote que yacía enterrado en la capilla local, se paseó con ellos por el pueblo y luego los arrojó en un patio. Esa semana el individuo entró a rezar a la capilla y se desnudó para realizar sus extraños ritos.

Contenido publicitario