Hoy habrá una instancia clave para acusados del caso Edwar Vaz

El caso del asesinato de Edwar Vaz Fascioli, ejecutado el 9 de julio del año pasado por cuenta de un sicario, tendrá hoy martes una jornada clave para los cinco imputados en la causa. Al mismo tiempo, trascendió que dos sujetos ingresaron a la mansión “Gypsy Queen” y que luego de burlar al sofisticado sistema de seguridad, se llevaron efectos por unos diez mil dólares americanos.
La fiscal de la causa, Silvia Andrea Naupp, informará al juez Diego González Camejo de los avances de la investigación. Entre otros aspectos, se espera que la fiscal notifique al magistrado si se registró o no un avance en la identificación de los dos sicarios que ultimaron a Vaz.
La fiscal apunta a acusar a los detenidos de formar parte de una organización conformada para matar a Vaz Fascioli, quien, luego de divorciarse de su expareja, se transformó en un “dolor de cabeza”.
El occiso había ganado un juicio por dos millones de pesos al empresario brasileño que compró la casa y se aprestaba a enjuiciar a su exmujer, a quien pesaba reclamarle una suma millonaria en dólares.
En la anterior audiencia, la fiscal pidió al juez prolongar la detención de los acusados porque, entre otras cosas, no tenía el resultado de las pericias practicadas a los celulares incautados durante la investigación.
Luego de escuchar al ministerio público, el juez deberá resolver si mantiene o no la prisión preventiva de los acusados de matar a Vaz.
Si el análisis de la información de los celulares y otras medidas solicitadas por la Fiscalía fueron concretados, no se descarta que el caso quede a un paso de la audiencia de control de acusación. Se trata de un paso previo de preparación del juicio oral, al que serán sometidos todos quienes han sido acusados hasta el momento.
Si bien se produjo un quiebre en la relación uno de los detenidos y el resto, hasta el momento no trascendió de la existencia de algún acuerdo para realizar un proceso abreviado a alguno de ellos.
Enfrentados
Fuentes de la investigación aseguran que el exjardinero de Lulukhy Moraes, la ex mujer del asesinado, quien llevó a los dos sicarios hasta su domicilio, tiene una muy mala relación con el resto de los detenidos. Incluso, su abogado denunció que su cliente sufrió amenazas de parte de los otros.
La audiencia de hoy se cumplirá en la sede del juzgado de 4º turno de Maldonado. Allí serán conducidos Lulukhy Moraes y su actual pareja, Carlos Mauro Machado, ambos imputados de un delito de homicidio especialmente agravado por la premeditación.
También estará presente María Leticia Giachino, conocida como “la socia de la vida de Lulukhy”, acusada de coautora de un delito de homicidio especialmente agravado por la premeditación
En el mismo orden también participará Franco Gustavo Silvera Herrera, acusado de un delito de homicidio por haber llevado a los dos sicarios hasta la casa de la víctima. También debe presentarse Mathías Emmanuel Guarteche Viera, imputado de un delito de homicidio y el único del quinteto que se encuentra detenido en su domicilio.
Guarteche Viera fue quien trajo desde Montevideo a los dos sicarios que ultimaron a Vaz de un disparo en la cara. Los dejó a la altura de la parada 42 de la playa Mansa donde los pasó a buscar Silvera Herrera. Luego los llevó de regreso a Montevideo.

Robo
En tanto, fuentes policiales informaron sobre un robo registrado en la “Gypsy Queen”, la casa que albergó a los involucrados y que durante muchos años fue la sede de los encuentros swinger de Punta del Este. Hace poco el lugar cambió de dueños.
El hurto fue cometido días atrás por dos sujetos que lograron burlar el sofisticado sistema de seguridad que, entre otras cosas, es monitoreado desde Brasil y cuenta con un operador local.
Luego de ingresar a la vivienda, los dos ladrones robaron varios efectos, entre ellos electrodomésticos y ropa de los propietarios de la finca. El daño causado por los delincuentes fue de unos diez mil dólares, según las fuentes del caso.
La denuncia del robo fue presentada en la Seccional Décima de Punta del Este por un apoderado del dueño de casa.