¿Humo o niebla?

El humo de un incendio, sea amazónico o autóctono, no es para cualquiera. El Ministerio de Salud Pública lanzó un comunicado de advertencia con destino a los asmáticos, a las personas añosas y a quienes padezcan algunas enfermedades pulmonares o cardíacas, entre otros. Mientras tanto en Punta del Este ayer la duda sobre si lo que cubría la zona era niebla o humo se repetía sin cesar en las redes sociales.

El comunicado del MSP dice lo siguiente:

Ante el anuncio del Instituto Nacional de Meteorología sobre la presencia de humo de los incendios en el Amazonas, el Ministerio de Salud Pública informó que no ha recibido ninguna notificación de eventos adver-sos vinculados a esta situación. No obstante, recordó que el humo de los incendios forestales puede causar daño de muchas maneras; por ejemplo, “puede lastimar ojos, irritar el aparato respiratorio y agravar las enfermedades cardíacas y pulmonares crónicas”.
“Incluso las personas sanas pueden enfermarse si hay una cantidad suficiente de humo en el aire. Respirar el humo puede tener efectos inmediatos en la salud, entre ellos: tos, dificultad para respirar normalmente, ardor en los ojos, irritación en la garganta, moqueo, dolor de pecho, dolor de cabeza, ataques de asma, can-sancio y latidos cardíacos acelerados”, dijo la cartera.
Las personas con más probabilidades de enfermarse si respiran el humo de un incendio forestal son los adul-tos mayores, las mujeres embarazadas, los niños y las personas con afecciones respiratorias y cardíacas prexistentes, alertó.

Foto: gentileza Juan Eduardo Silvera