Incendio en Seasons Tower dio lugar a un gran trabajo de coordinación

Punta del Este vivió ayer las mismas escenas de pánico y de tensión que las registradas en los incendios que años atrás afectaron al edificio Santos Dumont o a la torre Amalfi.
El siniestro dio lugar a un trabajo de coordinación que suplió carencias en Bomberos y de las complicaciones que presenta el tránsito a esta altura del año. El operativo realizado por los efectivos de Bomberos y de la Policía, el personal de las unidades de emergencia médica móvil y los inspectores de tránsito permitió evacuar con éxito a unas cien personas que se encontraban en el edificio en el momento del siniestro.
La Seasons Tower es un complejo de lujo ubicado en la esquina de las calles Miami y Biarritz a una cuadra de la rambla “Claudio Williman”, pleno barrio La Pastora. El edificio se levanta calle por medio del lado oeste del Enjoy Hotel, una de las zonas más concurridas en el verano.
El complejo tiene menos de diez años de construido y se desarrolla en veinticuatro pisos lo que representa casi ochenta metros sobre la curva de referencia. El edificio cuenta con seis unidades por piso, un total de 144 apartamentos.
Sus propietarios son argentinos, brasileños, paraguayos y uruguayos, entre otras nacionalidades. En el momento del siniestro sesenta apartamentos estaban ocupados por sus propietarios lo que representa un total de 180 personas sin contar al personal de servicio, otras setenta personas.
Cuando se produjo el cortocircuito en la zona de entretenimientos, la mitad de los ocupantes del edificio se encontraban en la playa. Se estima que unas cien personas fueron evacuadas en la emergencia. “A varias personas no las pudimos evacuar porque el humo en las escaleras era muy intenso. Quiero precisar que en ningún momento hubo llamas, sí humo”; explicó Jorge Díaz a Correo de Punta del Este, administrador del edificio. “Fueron los cables de última tecnología que producen humo pero que no generan fuego”; dijo Díaz al detallar el origen del siniestro registrado en una de las partes eléctricas de uno de los jacuzzis ubicado en el entrepiso del edificio en un lugar donde se encuentran otros elementos de esparcimiento. Díaz destacó el trabajo de los Bomberos y de la coordinación llevada adelante por el jefe de Policía de Maldonado, Erode Ruiz.

Respuesta inmediata

Las dos empresas de emergencia médica móvil con las que cuenta el departamenro, Cardiomóvil y la Emergencia, respondieron de inmediato enviando en conjunto diez unidades móviles con veinticinco médicos y técnicos en la materia. “Nosotros aportamos cinco ambulancias. LA Emergencia lo mismo. En total trabajamos 45 personas para atender a los afectados por el siniestro”, dijo el doctor Sergio Morillo, director técnico de Cardiomóvil. Los médicos y el personal técnico aplicaron el mecanismo denominado “triage” por el cual se clasifica el estado de salud de cada afectado. Así fueron evacuadas 25 personas a las distintos sanatorios de la zona. En ese momento, a los más afectados se le practica la “oxigenoterapia”. “Todas las víctimas habían sido expuestas al monóxido de carbono. El antídoto en este caso es el oxígeno”, explicó Morillo. “En algún momento la cosa se complicó porque Bomberos resolvió no bajar a nadie por las escaleras producto del humo que ascendía por todo el edificio, convertido en ese momento como la chimenea del siniestro. Esas personas se ubicaron en los balcones de cada apartamento. Si hubieran bajado por las escaleras, porque los ascensores no funcionaban, habrían quedado expuestas al humo tóxico”; agregó Morillo.


Las dos empresas de emergencia médica móvil con las que cuenta el departamenro, Cardiomóvil y la Emergencia, respondieron de inmediato enviando en conjunto diez unidades móviles con veinticinco médicos y técnicos en la materia. “Nosotros aportamos cinco ambulancias. LA Emergencia lo mismo. En total trabajamos 45 personas para atender a los afectados por el siniestro”, dijo el doctor Sergio Morillo, director técnico de Cardiomóvil. Los médicos y el personal técnico aplicaron el mecanismo denominado “triage” por el cual se clasifica el estado de salud de cada afectado. Así fueron evacuadas 25 personas a las distintos sanatorios de la zona. En ese momento, a los más afectados se le practica la “oxigenoterapia”. “Todas las víctimas habían sido expuestas al monóxido de carbono. El antídoto en este caso es el oxígeno”, explicó Morillo. “En algún momento la cosa se complicó porque Bomberos resolvió no bajar a nadie por las escaleras producto del humo que ascendía por todo el edificio, convertido en ese momento como la chimenea del siniestro. Esas personas se ubicaron en los balcones de cada apartamento. Si hubieran bajado por las escaleras, porque los ascensores no funcionaban, habrían quedado expuestas al humo tóxico”; agregó Morillo.

Foto: gentileza R. Figueredo