Inmobiliarios no dudan en asegurar que en Punta del Este se vive un verano de propietarios

“Hasta los cortes de energía eléctrica en Buenos Aires van a influir en la decisión de muchísimos argentinos de quedarse en Punta o venir por una semana o dos”, afirmó Juan Carlos Sorhobigarat

DATO. La mayoría de quienes ocupan apartamentos y casas en la zona son los propietarios que estuvieron casi dos años sin poder entrar al país.

La temporada marcó, luego de dos años, el regreso a Punta del Este de sus principales clientes: los argentinos propietarios de casas y apartamentos quienes le están dando una particular característica al verano, que enfrenta el duro castigo desatado por el desembarco de la variante omicrón del coronavirus. Los datos son elocuentes, en diciembre de 2020 por el cierre de fronteras apenas 7150 argentinos pasaron por los distintos puntos de ingreso al territorio uruguayo.
Se estima, aún no hay datos oficiales, que en las dos últimas dos semanas casi sesenta mil argentinos entraron al Uruguay.
Para los empresarios inmobiliarios no existen muchas dudas al respecto, se trata de propietarios de casas y apartamentos en la zona.
“Muchos de aquellos que no pudieron ingresar al país durante el cierre de fronteras por tener cédula uruguaya decidieron venir a Punta del Este porque hacía mucho que no venían. Otros pusieron en alquiler su propiedad, pero no pudieron concretarlo porque el precio estaba un poco desajustado”, explicó Juan Carlos Sorhobigarat director de Terramar Christie’s. “Están en su casa, no pagan alquiler. Tienen una vida tranquila con mucha playa y caminatas. Por lo menos el alquiler no lo pagan”; explicó Sorhobigarat. Hay ejemplos de esta definición del propietario de Terramar Christie’s.

En Punta
“Vengo a mi casa. ¿A dónde voy a ir?”; explica un argentino. “Si me voy a Pinamar tengo que gastar tres o cuatro mil dólares en un alquiler. Eso mitiga, en parte, la diferencia de precios en alimentos y combustibles”, agrega. “Y estoy en Punta”, añade el dueño de un apartamento de dos dormitorios frente a la playa Brava. “Hace dos años que no podía venir. Mientras tanto pagué los gastos comunes y los impuestos”, sostuvo Carlos, de profesión abogado que, por estas horas emprendió el regreso a Buenos Aires luego de residir en la zona desde fines de noviembre. Su apartamento no quedará sin usar, tampoco será alquilado. Hasta fines de enero será ocupado por su hija con su esposo y los dos hijos. Carlos regresará en febrero para quedarse hasta bien entrado el mes siguiente. En el edificio de Carlos la mayoría de los propietarios son argentinos. Vinieron casi todos.
Eduardo es propietario de otro apartamento sobre la Brava. En su regreso a Punta del Este luego de casi dos años de ausencia encontró en su casa varias botellas de vino que había dejado en el 2020. “No me puedo quejar. Llegué y tenía el vino esperando. Lo había comprado cuando el peso argentino valía un poco más que ahora”, añadió. “Dicen que Punta está cara. Ya lo sé. Pero lo raro que nadie se queja de que Miami está más caro que acá. Tampoco se quejan de que París está caro. Sin embargo van y no dicen nada”, exclamó.

Hasta prestados
Este caso no es el único en Punta del Este. El exalcalde de Punta del Este y empresario inmobiliario Andrés Jafif explicó que, sin duda, éste es el verano de los propietarios. “Se están dando muchos casos de uso de casas y apartamentos por sus propietarios que antes eran ofrecidos en alquiler. Pero también, en esta temporada, se da la particularidad de que esas unidades son cedidas sin costos a familiares directos, parientes lejanos e inclusive amigos cercanos”, indicó Jafif.
Sorhobigarat recordó que en Punta del Este hay precios para todos y que permite enfrentar la diferencia de precio entre Argentina y Uruguay, la más alta desde la hiperinflación que tumbó al gobierno de Raúl Ricardo Alfonsín. “Vamos a tener una temporada muy tranquila, prolongada donde hasta los cortes de energía eléctrica en Buenos Aires van a influir en la decisión de muchísimos argentinos de quedarse en Punta o venir por una semana o dos”, agregó. Por su parte Jafif entiende que tener una propiedad en Uruguay le permite a un argentino, en caso de contraer coronavirus, quedarse en su casa sin tener que pagar gastos extras. “Caso contrario sería si el argentino se enferma en un hotel o en una casa alquilada. No solo hay más gastos, sino que las complicaciones son tremendas”, afirmó Jafif

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre