Intercambiador en intersección de ruta 8 y ruta 9 prevé un retorno seguro desde Maldonado

También se construirá un nuevo puente en el cruce del arroyo Solís Grande, obra que demandará entre 14 y 15 meses

La Dirección Nacional de Vialidad se encuentra abocada en la construcción de un pasaje superior sobre la ruta 8, de 81.44 metros de longitud, así como la inclusión de cuatro cruces inferiores para peatones y birrodados, y alcantarillas, con el objetivo de sustituir la actual rotonda por un intercambiador a desnivel,
“Hay cuatro túneles para que no se transite por encima de la ruta y se circule por debajo de forma segura”, explicó el Director Nacional de Vialidad, Hernán Ciganda.
La inversión total para este proyecto asciende a 90 millones de dólares. Además, incluye una partida de 5 millones de dólares para mejoras de seguridad vial en las áreas próximas a la concesión, específicamente en la ruta 71, desde la ruta Interbalnearia hasta la ruta 10 en Estación Las Flores, y otros 5 millones en la ruta 82, que conecta la 7 con la 8, en Empalme Olmos. “Estas obras ya comenzaron, se están ejecutando y se van a estar terminando en los próximos meses”, afirmó Ciganda.

Nuevo puente
La culminación del proyecto se espera para octubre de 2025. Contempla la construcción de un nuevo puente en el cruce del Arroyo Solís Grande -que demandará entre 14 y 15 meses de obra-, pasajes por los poblados de Capilla Cella, Gregorio Aznárez, y Cerros Azules. También tiene en cuenta importantes retornos, los movimientos de los habitantes y la implementación de corredores de fauna, asegurando cruces seguros para la fauna local.
Por otra parte, la primera quincena de agosto del presente año se pretende inaugurar un nuevo espacio de descanso de camiones en ruta 8, km 50. Se trata de una zona por la que habitualmente circulan cerca de 100 camiones provenientes de Brasil por ruta 8, y del Chuy, por ruta 9, y que se dirigen hacia Montevideo.
Desde el kilómetro 63 hasta el intercambiador de las rutas 8 y 9, se instaló una barrera de contención tipo New Jersey que separa ambas vías, facilitando la operativa de la balanza de camiones. Se mejoraron 100 km del pavimento entre Minas y Pirarajá con una mezcla asfáltica especial, más resistente, flexible y de menor costo. Además, se agregaron terceras vías para mejorar el flujo de tránsito y se están realizando inversiones para que estos tramos puedan ser utilizados por tritrenes, lo cual es crucial para reducir los costos de fletes, explicó Ciganda. “Quedan algunos puentes por reforzar para permitir el paso de estos vehículos, y está proyectado un bypass a través de la ciudad de Minas”.
Con estas obras, se espera no solo mejorar significativamente la infraestructura vial, sino también fortalecer la seguridad y eficiencia del transporte en la región.