Investigación de la Facultad de Química detectó sustancia natural que causa enfermedad que afecta a las abejas

El estudio permitió comprender que, detrás de este fenómeno que genera pérdidas importantes en la industria apícola, hay una causa química, un árbol autóctono y un insecto involucrados

Este hallazgo entrega información fundamental para orientar la toma de medidas para controlar el Mal del Río y la afectación de colmenas Foto: Estela Santos

Durante décadas, se desconoció el por qué de la muerte masiva de larvas de abejas mielíferas de colonias ubicadas próximas a ríos y arroyos con abundante vegetación ribereña. Una reciente investigación, en la que participaron investigadores de las FACULTADES DE QUÍMICA Y DE CIENCIAS DE LA UNIVERSIDAD DE LA REPÚBLICA, INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN AGROPECUARIA Y EL INSTITUTO CLEMENTE ESTABLE, permitió comprender que, detrás de este fenómeno que genera pérdidas importantes en la industria apícola, hay una causa química, un árbol autóctono y un insecto involucrado.
Mal del Río es como se conoce a esta enfermedad que afecta a las colonias de abejas mielíferas entre el final de la primavera y el comienzo del verano. Si bien en 1951 se mencionó por primera vez en un artículo en el periódico La Mañana, los apicultores la desconocieron. La situación cambió en los últimos años, a partir del reporte cada vez más frecuente de la afectación de colonias que se encuentran próximas a cursos de agua de las cuencas de los ríos Uruguay, Negro y Cuareim.
La enfermedad se detecta a partir de la muerte masiva de larvas de abejas al poco tiempo de eclosionados los huevos. Si bien al comienzo las larvas logran continuar con su ciclo vital, el Mal del Río avanza rápidamente y puede generar la pérdida total de las poblaciones. De esta forma, las colonias pasan a tener excesivas reservas de miel y polen —probablemente por no ser utilizados— y eventualmente se despueblan, porque no hay reemplazo de las abejas viejas que mueren. Así, al final del verano, las colonias experimentan pérdidas importantes que repercuten en el ambiente —por el rol que juegan las abejas como agentes conservadores de la biodiversidad— y también en la economía, en la producción de miel.

La xantoxilina
Ahora, el equipo —integrado por investigadores del LABORATORIO DE ECOLOGÍA QUÍMICA DE FACULTAD DE QUÍMICA, FACULTAD DE CIENCIAS, EL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES BIOLÓGICAS CLEMENTE ESTABLE Y EL INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN AGROPECUARIA — halló que las abejas forrajeras (las que se encargan de llevar polen y néctar a la colonia) recogen las excreciones, en forma de mielecilla, de un insecto saltahojas (Epormenis cestri) que se alimenta de los árboles sarandí colorado y sarandí negro.
Al observar que las larvas de abeja de primer estadio alimentadas con esa mielecilla morían, los investigadores identificaron que los néctares de las colonias afectadas por la enfermedad tenían una toxina natural llamada xantoxilina. Esta sustancia fue encontrada en las partes aéreas de los sarandíes, así como en la melaza excretada por el insecto que se alimenta de esos árboles.
Este hallazgo entrega información fundamental para orientar la toma de medidas para controlar el Mal del Río y la afectación de colmenas.

 

  1. A) Textos

1)         Biología de Epormenis cestri:  https://journal.szu.org.uy/index.php/Bol_SZU/article/view/160/86(en español, con autoría de 2 de los investigadores del equipo)

2)         Identificación de los agentes causales del mal del río en las abejas melíferas: http://www.ainfo.inia.uy/digital/bitstream/item/14301/1/Inia-Fpta-84-proyecto-322-2020.pdf

(en español, autores, todo el equipo)

3)         Articulo original: Ver pdf adjunto: rossini2021 Mal de rio articulo original.pdf