Jerarca del Ministerio de Público admite falta de recursos en la Defensoría de Oficio

Hace poco dos abogados del área habían dado cuenta de las dificultades que se vivían y dijeron que casi “no hay justicia” para sus defendidos

La responsable de la Unidad de Víctimas y Testigos del Ministerio Público y Fiscal, Mariela Solari, dijo ayer lunes a FM Gente de Maldonado, que el área había empezado siendo “muy chiquita”, después de que el nuevo Código del Proceso Penal le asignara un nuevo rol. No obstante, indicó que actualmente “tiene cobertura a nivel nacional” y “hay sólo cinco sedes que tienen equipos semipresenciales”.
La semana pasada, la misma emisora entrevistó a dos integrantes de la Defensoría de Oficio del Poder Judicial de Maldonado, los abogados Pablo Piacenti y María Elena Maciel. En esa ocasión, los profesionales señalaron que su sector había quedado relegado, con escasos recursos y posibilidades, por lo que la atención a los usuarios no tiene los niveles deseados. Piacenti afirmó también que los diligenciamientos de la fiscalía extienden la definición de los casos, al punto en que se puede decir que no hay justicia para los damnificados.
En tanto, Solari explicó a la emisora que “en Maldonado hay dos psicólogas que trabajan junto con los equipos fiscales. Y además, cuando los fiscales así lo requieren, tienen la posibilidad de solicitar apoyo a los equipos de los demás departamentos. Eso funciona así”, señaló.
“En Montevideo hay un equipo un poco más grande, porque hay 30 fiscalías y se da cobertura a todas ellas. En Maldonado hay cuatro turnos” penales en los que tiene competencia la Fiscalía, recordó.

Debilidades
“Si en algo coincido con los dos doctores que hicieron declaraciones el otro día es que, claramente, la defensa letrada de las víctimas” ha tenido “un cambio también muy importante”, señaló. Además, recordó que los defensores públicos siempre tuvieron un rol protagónico “con los indagados. A partir de este cambio, también se agrega la defensa de las víctimas que atraviesan los procesos penales. Y ahí coincidimos en que hay una debilidad que tiene que ver con los recursos”, aclaró. También señaló que hay “topes que tienen que ver con el ingreso de las víctimas. Coincidimos en que tenemos una debilidad que hay que reforzar. Esto tiene que ver con el Poder Judicial”, señaló. Por lo demás, arguyó que el nuevo Código se puso en práctica hace dos años y que los cambios llevan su tiempo para que la gente se informe. “Es probable que la información todavía no llegue como debe llegar. La Unidad recién se instaló en marzo en todas las sedes penales. Las personas pueden acceder cuando van a una sede policial y hacen la denuncia. Ahí pueden recibir información. Y también cuando van a la fiscalía (donde) pueden pedir que los atienda la Unidad de Víctimas. Siempre se va a atender a las víctimas junto con el equipo fiscal”, destacó.
Por otra parte, indicó que los datos, incluso los de Maldonado, están en la página web de la Fiscalía. En Maldonado ya se han atendido casi 300 casos “y en algunos de ellos se ha requerido apoyo de otras sedes”.