Juan Antonio Varese presenta en el MACA su nuevo libro “Cinco naves para la Victoria”

La cita es este miércoles 11 de enero a las 18 horas con entrada libre y gratuita

Este miércoles 11 de enero, a las 18 horas, en el incomparable marco del Museo de Arte Contemporáneo Atcgugarry, el “escribano de profesión y escritor por vocación”, Juan Antonio Varese presentará su último libro: “Cinco naves para la Victoria. El primer paso hacia la globalización”.
El libro cuenta la historia de cinco naves que zarparon de Sán Lúcar de Barrameda rumbo a mares desconocidos con buenos vientos de levante y la mejor disposición para enfrentar el destino. Sin embargo, no sospechaban que llegarían a cumplir una de las hazañas más extraordinarias en la historia de la humanidad. Al frente iba el capitán general Fernando de Magallanes, portugués al servicio del Rey Carlos I de España, secundado por más de 260 hombres, cada uno con sus individualidades e intereses, fidelidades y traiciones, heroicidades y cobardías. Durante el transcurso de casi tres años (1519 a 1522) cada una de las naves cumplió un papel diferente: la Santiago naufragó en la Patagonia, la San Antonio desertó antes de pasar el estrecho, la Concepción fue desguazada en las Filipinas, la Trinidad apresada por los portugueses y la Victoria fue la única que, bajo el mando de Juan Sebastián Elcano, pudo regresar victoriosa al punto de partida.
El autor desarrolla la narración a través de las peripecias vividas a bordo de una de las naves, con la finalidad de brindar mayor fluidez al relato y transmitir el dramatismo que debieron vivir aquellos arriesgados marinos de una época heroica.
Un capítulo introductorio ubica el momento histórico y otro final da cuenta de la difusión de la noticia en las capitales europeas, así como también la aparición de las primeras publicaciones y mapas con los descubrimientos realizados.
La expedición de Magallanes y Elcano a las islas Molucas mantiene plena vigencia porque no solo demostró fehacientemente la redondez de la Tierra, sino que abrió la posibilidad de establecer nuevas rutas comerciales, un primer paso hacia la globalización.

Sobre el autor
Desde joven se dedicó a la investigación histórica y la literatura sobre temas del mar. Miembro de la Academia Uruguaya de Historia Marítima y Fluvial, del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, de la Academia de Marinha de Portugal y de la Fundación Histarmar y de la Hermandad de la Costa, es autor de varios libros sobre la especialidad.
Viajero de lejanas y cercanas geografías ha recorrido tierras y mares de Oriente (Medio y Lejano), Europa y especialmente nuestra América para conocer lugares y comprender la cultura d ellos pueblos.
Admirador de los descubrimientos marítimos que universalizaron el conocimiento del mundo y de los grandes viajeros y sus hazañas, ha publicado dos libros Los viajes de Juan Díaz de Solís y el descubrimiento del Río de la Plata y La Expedición de Magallanes en el Río de la Plata.
Después de este último, en el que puso la mira en los 28 días en que la expedición permaneció frente a nuestras costas, quedó atrapado por tan extraordinaria aventura y decidió seguirla, nave a nave y singladura a singladura, hasta el regreso de la Victoria a Sevilla, después de haber completado la primera vuelta al mundo.

La cita es con entrada libre y gratuita pero con capacidad limitada.

1 COMENTARIO

  1. Esas naves estuvieron (en Montevideo una semana!! ) “Y desde los veinte grados de latitud sur, navegamos 1500 millas al Sudoeste donde encontramos el río (Rio de la Plata) que tiene 108 millas de la boca, que está en 35 grados latitud sur, y que bautizamos con el nombre de “Río de San Christofano”, donde permanecieron una semana y, tuvimos que “huir de los antropófagos” (según Pigafetta), que poblaban la actual costa de la bahía. Fernão de Magalhães nacido en oporto Portugal, miembro de la nobleza portuguesa “tal vez fue quien bautizo” con el nombre a Montevideo (Monte Vide Eu). En la expedición financiada por alemanes y flamencos, viajaban 40 portugueses Cinco naves en la Bahía de Montevideo, 240 hombres realizando diversas tareas, los mas procurándose de alimento como lobos marinos que los había bastantes, sobre todo en las cercanías de la actual cancha de Rampla Juniors o en la isla Libertad y quizás nutrias aunque son muy esquivas entre los pajonales. Otros pescando, y esquifes o alguna chalupa (8 m. de eslora) cargando agua en pipas que hacían rolar por la arena hasta embarcarlas en los en las cercanías del Arroyo Miguelete. Tal vez en esa zona fueron recolectadas las semillas de Ombú. Quizás el portugués Fernão de Magalhães al servicio de España, pudo ver este escenario oteando el horizonte en el cerro de Montevideo, el que seguro visitó durante la semana que estuvieron fondeados aunque la historia parece haber olvidado.

Comments are closed.